Escúchenos en línea

Dramático incremento de muerte de migrantes en todo el mundo

La Habana. Radio Habana Cuba. | 24 de Diciembre de 2016 a las 10:13

El año que está por terminar ha sido uno de los más letales para quienes deciden abandonar su lugar natal y buscar una oportunidad en tierras extrañas, según un informe de la Organización Internacional para las Migraciones, OIM, donde se detalla que 7 mil 259 personas perdieron la vida en todo el planeta en su intento por escapar a la pobreza, la violencia y la persecución.

El sitio más peligroso, y el que más muertes se cobró en los últimos doce meses es el mar Mediterráneo, de manera particular el sector que separa a Libia de las costas italianas, donde se ahogaron 4 mil 901 hombres, mujeres y niños en su afán por arribar a Europa.

La inmensa mayoría de estas víctimas son una consecuencia directa de la violencia y las guerras impuestas en África y el Medio Oriente, donde los países occidentales han alentado revueltas de todo tipo y despertado odios tribales y religiosos para eliminar gobiernos no gratos a sus intereses de dominación.

De acuerdo con la OIM, de cada 73 inmigrantes que intentaron la travesía a Europa por el Mediterráneo, uno pereció en lo que se ha convertido en una gran tumba colectiva, alimentada por el miedo y la desesperación.

La respuesta de la Unión Europea ante este drama aún es insuficiente y se basa más que todo en medidas militares y de controles fronterizos, en lugar de atacar el problema en su lugar de origen.

Otros mil 130 inmigrantes perecieron en el occidente de África, buscando una ruta de escape de las guerras locales, la miseria y las enfermedades que diezman ese territorio, sometido durante siglos a la explotación por las metrópolis europeas.

Según el reporte de la OIM, desde enero y hasta el 20 de diciembre de 2016 un total de 358 mil 156 inmigrantes y refugiados llegaron a Europa por mar, principalmente a Grecia e Italia.

En nuestro continente las rutas de la inmigración irregular más mortales durante el 2016 fueron las que conducen a Estados Unidos por Centroamérica y México, con cerca de 600 fallecidos.

Aquí el endurecimiento de la vigilancia en la frontera entre Estados Unidos y México empuja a los indocumentados a buscar vías cada vez más escabrosas para entrar al territorio norteño, lo que provoca un incremento de las muertes.

Hay que señalar que este elevado número de fallecidos es de los casos que se han logrado comprobar, pero hay otra cifra cuya magnitud es desconocida y corresponde a quienes no logran sobrevivir a las rutas cada vez más difíciles, pero de quienes no queda ningún registro.

Se trata de un verdadero drama humanitario que demuestra el fracaso de nuestra especie para vivir en armonía y procurar refugio y ayuda a quienes enfrentan situaciones desesperadas, donde sus vidas o las de sus familiares corren un peligro inminente.

Lo peor del caso es que este azote en lugar de disminuir, aumenta cada año ante la indiferencia de muchos gobiernos, algunos de ellos responsables de su origen, que prefieren ver sólo sus intereses y cierran los ojos ante el dolor ajeno.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play