Escúchenos en línea

Barack Obama: una era negativa para los inmigrantes mexicanos

Washington. Excelsior | 16 de Enero de 2017 a las 16:20

Barack Obama está a unas horas de dejar la presidencia de Estados Unidos tras ocho años de gobierno, con un balance mayormente positivo, pero no así para los inmigrantes mexicanos.

¿Qué hizo Obama mejor o peor que su predecesor en el cargo, el ex presidente George W. Bush?

El diario The New York Times realizó una serie de estadísticas comparativas entre las administraciones de ambos mandatarios en temas como el desempleo, la inmigración, la economía y la violencia.

En los resultados de dicho análisis sobresalen algunos aspectos negativos de la era Obama hacia los mexicanos que residen en Estados Unidos.

Mexicanos sin papeles

De acuerdo con el comparativo, el número de mexicanos en situación ilegal que residen en territorio estadunidense disminuyó en alrededor de un millón respecto a la administración de George W. Bush, cuando alcanzó su pico (de 6 millones 621 mil en 2008 cayó a 5 millones 848 mil en 2014).

Deportaciones

En este rubro, Barack Obama también superó a su predecesor, al duplicar el número de deportaciones de inmigrantes con antecedentes criminales.

Violencia criminal

A pesar de las acusaciones del presidente electo, Donald Trump, de que con el gobierno de Obama hubo un retroceso tras décadas de progreso, durante el gobierno del actual mandatario el número de crímenes violentos por cada 100 mil habitantes se ha mantenido a la baja.

El análisis muestra que de los 459 crímenes por cada 100 mil habitantes que se registraron durante el último año de gobierno de Bush hijo, la cifra se ha reducido a 373 hasta 2015, alcanzando los niveles más bajo desde la década de 1990.

Desempleo

Otro triunfo para Obama. Los niveles de desempleo han alcanzado su punto más bajo desde 2007.

Deuda pública

Punto en contra para el presidente saliente, pues casi se ha duplicado durante su administración. En el año fiscal 2016, la Oficina de Presupuesto del Congreso proyectó un estimado de casi el 77 por ciento del producto interno bruto del país, respecto al 39.3 por ciento con el que cerró la era Bush.

Gasto en salud

Gracias a la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible, conocida como ‘Obamacare’, el gasto gubernamental en salud se ha mantenido en crecimiento, al ubicarse en 18.1 por ciento del PIB respecto al 16.3 por ciento con el que cerró la administración de Bush.

Sin embargo, la reforma sanitaria de Obama está en grave riesgo de ser desmantelada bajo el mando del futuro presidente Donald Trump, que asumirá el mando este 20 de enero.


Descarga la aplicación

en google play en google play