Escúchenos en línea

Gobernador de New York cede a presiones y ya no expedirá licencias a ilegales

LaVoz.com. Desde New York. | 14 de Noviembre de 2007 a las 00:00
El gobernador de Nueva York Eliot Spitzer confirmó el miércoles que había dado marcha atrás en su plan de otorgar licencias de conducir a inmigrantes indocumentados, pero denunció que el gobierno federal "ha perdido el control" de las fronteras y obligaba a los gobiernos regionales a cargar con las consecuencias. "He llegado a la conclusión que el estado de Nueva York no puede, por sí solo, efectivamente hacerse cargo de este problema", dijo Spitzer en conferencia de prensa tras reunirse con legisladores de su estado en Washington. Spitzer admitió que la abrumadora oposición a su iniciativa la llevó al fracaso. El plan había sido presentado como una manera de mejorar la seguridad local, evitar accidentes viales y hacer que los inmigrantes indocumentados pudiesen "salir de la penumbra". Los opositores, sin embargo, denunciaron que las licencias de manejar darían a un potencial terrorista un documento válido, y que por lo tanto amenazaban la seguridad nacional. Según las encuestas, una mayoría de los habitantes del estado de Nueva York rechazaban el plan. "No hace falta un estetoscopio para escuchar el latido del pueblo en este tema", dijo el gobernador a los reporteros. "A veces la emotividad del público es abrumadora". El mes pasado, Spitzer intentó salvar el plan tras llegar a un acuerdo con el Departamento de Seguridad Interior a fin de crear tres tipos distintos de licencias de conducir en Nueva York: Una "mejorada", que sería tan segura como un pasaporte; otra que podría utilizarse para abordar aviones, y la tercera marcada no válida para propósitos federales que estaría a disposición de indocumentados y de otras personas. El acuerdo al que se llegó con el gobierno federal podría aún ser salvado. Asesores de Spitzer dijeron el miércoles que el gobernador proyecta continuar con su plan de tarjetas para cruzar la frontera. El estado aguardará en relación a las licencias que podrían usarse para abordar aviones. El tema de la licencia ha tenido ecos en la campaña presidencial, especialmente para la senadora demócrata por Nueva York Hillary Clinton, a quien se consultó sobre el plan de Spitzer durante un debate con otros rivales a la nominación. Clinton ha sido criticada por demócratas y republicanos por sus vagos comentarios sobre el tema. Ella dijo que simpatizaba con gobernadores como Spitzer, que están obligados a enfrentar el tema de la inmigración debido a que el gobierno federal no ha implementado una reforma inmigratoria. Pero al mismo tiempo, no ha tomado posición alguna sobre el plan ofrecido por Spitzer. Alrededor de un 70% de los neoyorquinos entrevistados en una encuesta del Colegio Siena se opusieron al plan. Tras reunirse en privado con Spitzer, demócratas neoyorquinos dijeron que entendían su necesidad de retirar la propuesta, pero insistieron en que aumentará cada vez más la necesidad de una reforma a las leyes de inmigración. "Este gobernador no fue derrotado por otra cosa que el odio que existe en estos momentos contra los inmigrantes" indocumentados, dijo el representante José Serrano, un demócrata del condado de Bronx.

Descarga la aplicación

en google play en google play