Escúchenos en línea

La razón por la que Silicon Valley no funcionaría sin miles de inmigrantes

San Francisco. Agencias | 8 de Febrero de 2017 a las 16:28

Las protestas registradas durante las últimas semanas en el Silicon Valley y en Seattle no se debieron a ganancias financieras a corto plazo. Si usted desea comprender la razón de que los empleados de tecnología se manifestaran contra la orden ejecutiva de Trump que prohíbe la entrada de inmigrantes de siete países de mayoría musulmana, primero necesita comprender el crucial papel que las relativamente abiertas políticas inmigratorias estadounidenses desempeñan en las empresas tecnológicas.

Y necesita entender por qué los miembros de la industria tecnológica ven algo cataclísmico en la orden de Trump, así como en otras severas medidas inmigratorias por venir: el fin de Estados Unidos como modelo para los mejores inventores del mundo.

Una importante razón por la cual puede existir Silicon Valley, dijo John Collison, inmigrante irlandés fundador del startup Stripe, es que está recibiendo a personas originarias de lugares muy lejanos a sus fronteras. “Yo voy a todo el mundo, y en todos los lugares se preguntan, ‘¿cómo podemos reproducir el Silicon Valley donde estamos –en Londres, en París, en Singapur, en Australia?

La razón de que hasta el momento dichos sitios no hayan logrado crear sus propios centros indómitos de tecnología es que todo mundo quiere venir aquí.

“Estados Unidos está jalando a todo el talento de todo el mundo”, dijo Collison. “Fíjese en todas las compañías líderes de tecnología a nivel mundial y mire cómo está sobrerrepresentado Estados Unidos. Eso es porque hemos conseguido crear un motor en el que los mejores y los más brillantes de alrededor del mundo están viniendo a Silicon Valley”.

Con Trump, la dinámica cordial con los inmigrantes podría cambiar –y podría representar la ruina de la tecnología estadounidense.

El año pasado, investigadores de la Fundación Nacional para Políticas Estadounidenses, un centro apartidista de ideas, estudió las 87 empresas nacionales de reciente creación valuadas en mil millones de dólares o más. Descubrieron algo asombroso: más de la mitad fueron fundadas por una o más personas originarias de fuera de Estados Unidos. Y el 71 por ciento ocupaban inmigrantes en puestos ejecutivos cruciales.

En conjunto, dichas empresas, las cuales incluyen algunas tan conocidas como Uber, Tesla y Palantir, habían creado miles de empleos y aportado miles de millones de dólares a la economía estadounidense.

Existen numerosas teorías en torno al porqué tienen los inmigrantes tanto éxito en la tecnología. Los críticos de la gran aceptación de dicha industria hacia los inmigrantes señalan que el motivo se reduce al dinero –las compañías de tecnología aprovechan los programas de visas para contratar a trabajadores extranjeros por menos de lo que les costarían quienes nacen en Estados Unidos.

Pero las empresas tecnológicas más ambiciosas funcionan más bien como los equipos deportivos. Están buscando a los James LeBron y a los Tom Brady –los mejores del mundo que aporten algo nuevo, que reimaginen por completo lo que pueden hacer los productos.

“No se trata de traer a decenas o cientos de miles de personas a las plantas manufactureras”, dijo Aaron Levie, cofundador y director ejecutivo de la empresa de almacenamiento en la nube Box. “Lo que cuenta son ese par de ideas que van a  inventarse y que van a cambiarlo todo”.

Como ha señalado el inversionista Paul Graham, Estados Unidos sólo posee el cinco por ciento de la población mundial; tiene sentido que la mayoría de las mejores ideas del mundo se le ocurran a personas que no nacieron aquí.

Pero no sólo es cuestión de cifras. Otra de las razones por las cuales les va tan bien a los inmigrantes en la tecnología es que la gente oriunda del exterior aporta perspectivas nuevas que conducen a nuevas ideas.


Descarga la aplicación

en google play en google play