Escúchenos en línea

Autorizan espionaje a indocumentados

LaVoz.com. Desde Washington. | 16 de Noviembre de 2007 a las 00:00
La Cámara de Representantes aprobó el jueves su versión del proyecto de ley de escuchas electrónicas que da a la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) el poder para espiar a los inmigrantes ilegales dentro de Estados Unidos sin necesidad de pedir una orden judicial. El debate desató una lucha partidista entre los congresistas, y el voto de 227 a favor por 189 en contra reflejó la división entre los dos partidos. Los republicanos se quejaron de que la mayoría demócrata escondió en el último momento una cláusula en el proyecto de ley que elimina los derechos de los inmigrantes indocumentados en el país, en la versión de la Cámara para reactivar la Ley de Vigilancia Extranjera (FISA). Por otro lado, los demócratas afirmaron que el nuevo lenguaje no cambiaría la ley. Actualmente, el gobierno debe obtener una orden judicial de la corte de FISA para escuchar cualquier comunicación de una persona que se encuentra dentro del país, sin diferenciar su estatus migratorio. El nuevo lenguaje especifica que un inmigrante indocumentado dentro de Estados Unidos está exento de esta protección. "Están incluyendo a todos los indocumentados de Estados Unidos en la categoría de terroristas", afirmó el congresista Lincoln Díaz-Balart. "Es una medida totalmente excesiva e innecesaria". Un análisis de los republicanos en el Comité Judicial sostiene que el "efecto práctico de esta cláusula es que se necesitarán órdenes judiciales para grupos terroristas como Al Qaida, Hezboláh y otros, pero no harán falta para vigilar a las víctimas del sida en Africa, los estudiantes irlandeses que se han quedado más tiempo de lo que permite su visa y los inmigrantes ilegales de México, Centro y Sudamérica". Los demócratas mantienen que el lenguaje no cambia la ley, porque ésta sólo protege a los ciudadanos estadounidenses y a los residentes legales. "La propuesta concuerda con la ley actual", señaló David Goldenberg, portavoz del congresista demócrata Alcee Hastings. Cheryl Little, directora ejecutiva del Florida Immigrant Advocacy Center, con base en Miami, denunció que la legislación propuesta utiliza a los inmigrantes como chivos expiatorios. "Esa no es la mejor manera de capturar a las personas que nos quieren hacer daño", señaló la activista. "Están utilizando recursos para fijarse en las personas erradas". La versión de la Cámara debe conciliarse con la versión del Senado, antes de que sea suscrita por el presidente George W. Bush para convertirse en ley. La versión del Senado se encuentra ahora en el Comité Judicial. Bush ha dicho anteriormente que vetará cualquier propuesta de ley que reduzca el poder de vigilancia del gobierno.

Descarga la aplicación

en google play en google play