Escúchenos en línea

Negocios latinos sufren en sus ventas la presión contra la inmigración

Agencia EFE. Desde Tulsa, Oklahoma. | 21 de Noviembre de 2007 a las 00:00
Desde que entró en vigor en Oklahoma una ley que, entre otras cosas, elimina los servicios de asistencia médica para los indocumentados y establece multas para los que los contraten, los negocios latinos en Tulsa se enfrentan a graves problemas por el descenso en sus ventas. Las autoridades del estado autorizaron la puesta en marcha de una legislación que, en aras de combatir la inmigración ilegal, autoriza además a la policía local detener a inmigrantes indocumentados. Desde el 1 de noviembre, la llamada "Ley para la Protección de los Ciudadanos y Contribuyentes de Oklahoma", patrocinada por el legislador estatal republicano Randy Terrill, prohíbe también la emisión de licencias de conducir para indocumentados. Según Francisco Treviño, Director Ejecutivo de la Cámara de Comercio Latina de Tulsa (GTHCC, en inglés), los efectos de la mencionada ley han afectado considerablemente a los comercios latinos, con cierres de algunos locales o iniciativas para atraer a otra clase de público.

Descarga la aplicación

en google play en google play