Escúchenos en línea

Senador de Colorado interviene para evitar deportación de padre mexicano

Agencia Efe. Desde Denver. | 4 de Agosto de 2006 a las 00:00
Gracias a la intervención del senador demócrata por Colorado, Ken Salazar, un inmigrante mexicano con orden de deportación podrá permanecer en Estados Unidos mientras completa las gestiones para regularizar su situación. Cody Wertz, portavoz de Salazar, informó este viernes que el senador federal se interesó en el caso de Samuel Hernández "debido a la gran cantidad de respaldo que Hernández recibió de miembros de su comunidad". Además, Salazar decidió intervenir, explicó Wertz, porque Hernández tiene un hija, Victoria, de 14 años, que padece de sordera aguda y, por eso, necesita atención médica y educación especial. Por eso, Salazar envió una carta a Anthony Rouco, supervisor especial de agentes de la Oficina Policial de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) de Denver, pidiendo "más tiempo para revisar el caso de Hernández antes de tomar una decisión final". El documento, a su vez, fue enviado por el ICE al juez de inmigración, David Córdova, a cargo del caso. El miércoles pasado, durante la audiencia de deportación de Hernández, el Juez Córdova, en deferencia al senador, postergó la deportación hasta enero del 2007, pero advirtió que "se están acabando las opciones" y que "debería prepararse para despedirse de su familia". Hernández, carpintero de 47 años y originario de Ciudad Acuña, Cuahuila, ingresó ilegalmente a Estados Unidos en 1989. Su esposa, Rosalía, y su hijo mayor, Adrián, llegaron con visa de turista y después se quedaron. Su hija Victoria nació Los Angeles en 1991. Los Hernández regresaron a México durante algunos años, pero en 1999, cuando Victoria tenía siete años, decidieron volver a Estados Unidos para buscar un tratamiento médico adecuado para la niña. El año pasado, Hernández fue encontrado culpable de comprar un licencia de conducir falsa para su hijo, para que el adolescente pudiese trabajar por las tardes, después de asistir a la escuela durante el día. En agosto del 2005, Adrián Hernández y otros jóvenes se vieron involucrados en un intento de robo en el estacionamiento de un supermercado en Colorado Springs, donde vive la familia. Posteriores investigaciones llevaron a la policía local a comprobar que la licencia de Adrián Hernández era falsa. El joven le dijo a las autoridades que su padre se la había dado, y Samuel Hernández habría confesado que compró el documento por 300 dólares. Hernández padre fue arrestado y se dio intervención al ICE. Durante una reciente entrevista que Hernandez mantuvo con un representante del senador Salazar, el mexicano reconoció que la compra del documento falso "fue un grave error", pero dijo que eso no tendría que llevarlo a separarse de su familia o a privar a su hija del tratamiento médico y educativo que aquí recibe. Cuando el periódico "Rocky Mountain News", de Denver, dio a conocer la historia de Hernández en junio pasado, la comunidad de Colorado Springs se movilizó para pedir que se le permitiese iniciar los trámites para permanecer legalmente dentro del país. Por otro lado, la abogada Kim Salinas, de la localidad de Fort Collins (en el norte de Colorado) y una de las directoras de la organización pro-inmigrante Fuerza Latina, aceptó en abril pasado el caso de Hernández. Salinas pidió que "por razones humanitarias y por beneficio público" se anulase la deportación de Hernández, pero las autoridades del ICE en Colorado negaron ese pedido. Salinas indicó que, a pesar de la postergación de la deportación, apelará directamente a las oficinas del ICE en Washington D.C. para que se retiren todos los cargos contra su cliente. Es la segunda vez este año que Salazar interviene a favor de un inmigrante indocumentado. La primera vez, en marzo pasado, fue en el caso de un niño salvadoreño quien en el 2002 llegó a Colorado para reunirse con su madre.

Descarga la aplicación

en google play en google play