Escúchenos en línea

Niegan a brasileña ilegal amamantar su bebé en la cárcel

Agencia EFE. Desde Charlotte, North Carolina. | 27 de Noviembre de 2007 a las 00:00
Una madre indocumentada, acusada de robarse un disco compacto en una tienda de Carolina del Norte, se le niega amamantar a su hijo de dos meses en la cárcel mientras espera ser deportada a su país de origen. La brasileña Danielle Ferreira, de 29 años, fue detenida el pasado viernes por agentes de la policía de Charlotte, la ciudad más poblada del estado, mientras salía del local acompañada de su hermano Dennis y sus dos hijos. Ambos inmigrantes fueron trasladados a la cárcel del condado Mecklenburg, donde fueron sometidos a revisión de su estado migratorio a través del programa federal 287 (g), para confirmar que vivían ilegalmente en el país. De acuerdo con Ezequiel Oliveria, amigo y pastor de la joven madre, ésta "no tenía" conocimiento, al momento de la detención, que su hermano había escondido el producto en el cochecito del infante. "Le pusieron una fianza de 500 dólares pero no pudo salir porque no tenía papeles de inmigración. La trataron como una criminal peligrosa, la separaron de sus hijos", afirmó hoy a Efe Oliveria. Ezequiel fue contactado por la policía para que recogiera al bebé Samuel y su hermano Daniel, de dos años, antes que los pusieran a la orden del Departamento de Servicios Sociales de la localidad. El pastor explicó a Efe que Samuel llora constantemente, que no lo calma ni siquiera el chupón, que está rechazando la leche de fórmula, y que su hermanito está triste por la falta de su madre. "La visité el domingo para ver si se sacaba la leche y nos dijeron que faltaba una orden. También argumentaron que no había lugar para desechar el líquido. Ella está sufriendo y tiene calentura", agregó Oliveria. Las autoridades de la cárcel declararon a los medios de comunicación que la madre estaba recibiendo atención médica y que no es permitido amamantar a bebés o extraerse leche en la cárcel sin previa autorización. Ferreira tenía planeado abandonar el país el próximo 6 de diciembre. Había comprado los boletos de avión para regresar a Brasil a reunirse con sus familiares, quienes la ayudarán a cuidar de los hijos ya que es madre soltera. "Es una injusticia. La vida de una joven y una criatura están en peligro", afirmó a Efe Maudia Meléndez, activista comunitaria latina. Meléndez está haciendo gestiones antes las autoridades de inmigración y la cárcel para que dejen en libertad a la inmigrante por "razones humanitarias". Ángeles Ortega-Moore, directora de la Coalición Latinoamericana, declaró al periódico "The Charlotte Observer", que no era la primera vez que escuchaba que negaran a las madres extraerse leche mientras estaban detenidas en la cárcel. Este incidente ocurre unos días después que el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés), anunció que permitirá a las mujeres embarazadas y que amamantan a sus bebés salir de la cárcel bajo supervisión.

Descarga la aplicación

en google play en google play