Escúchenos en línea

Comerciantes latinos se unen para enfrentarse a la caída de negocios

Agencia EFE. Desde Farmers Branco, Texas. | 27 de Noviembre de 2007 a las 00:00
Tras un año de pérdidas económicas e incertidumbres por el clima anti inmigrante, los comerciantes latinos de la ciudad texana de Farmers Branch han creado una cámara de comercio para tratar de reavivar los negocios. La respuesta de los comerciantes se tomó después de que el ayuntamiento de Farmers Branch haya intentado sin mucha suerte que entrasen en vigor diferentes legislaciones en contra de la inmigración ilegal. Por ejemplo, la ley municipal que prohíbe alquilar vivienda a indocumentados y que fue aprobada a través de un plebiscito en mayo de este año, no entrará en vigor, al menos por ahora. Un tribunal federal en Dallas (Texas) dictaminó que la ordenanza 2903 "va más allá de simplemente adoptar medidas que le competen al gobierno federal al querer imponer regulaciones de vivienda a lo que no son ciudadanos estadounidenses". Al mismo tiempo, se entablaron varias demandas por varios grupos civiles que incluso pidieron que se conceda órdenes de restricción para que la citada ordenanza no entre en vigor, lo cual lograron. Desde entonces, cientos de familias latinas han abandonado Farmers Branch y el impacto económico de ese éxodo se ha hecho sentir principalmente en los negocios que dependen de la clientela de origen latino. Por eso, el empresario Ramón Pacheco y un grupo de pequeños comerciantes han puesto en marcha la Cámara de Comercio Latina de Farmers Branch, una organización sin ánimo de lucro que velará por los intereses de los negocios latinos en la ciudad. "Era una necesidad imperante porque muchos de los comercios teníamos los 'meses contados' por las pobres ventas que hemos generado este año", aseveró Pacheco, propietario de una tienda de muebles. "Hay comerciantes que están vendiendo hasta el 75 por ciento menos de lo que facturaban en esta misma época hace un año y todo ha empeorado en los últimos cuatro meses", agregó el empresario de origen cubano. Según Pacheco, el 55 por ciento de los comercios en Farmers Branch y la vecina ciudad de Carrollton, con la que comparten el distrito escolar, es de origen latino, y la gran mayoría está sufriendo las repercusiones del clima anti inmigrante. "Hasta los negocios sufren el impacto económico, eso es lo que las autoridades municipales no entienden. Yo vendo mis muebles en esta ciudad, pero mis clientes son de otros lugares y no vienen por temor", dijo Pacheco. "Los artículos que yo comercio los compro en otros estados como Georgia y California. Es decir, las medidas en Farmers Branch afectan a todo el país y no es justo que todos nosotros debamos sufrir las consecuencias", añadió. Por lo pronto, la Cámara de Comercio Latina de Farmers Branch planea realizar varios actos, entre ellos seminarios y cursos gratuitos para las empresas asociadas y para las personas que están pensando en crear un negocio. Pero no sólo los comerciantes latinos se han visto afectados con el éxodo y la poca confianza de los que quedan para invertir y gastar sus últimos ahorros. De acuerdo a la estadounidense Marie Hopkins, propietaria de una imprenta de servicios dirigido a los latinos, lo que pasa en otra ciudad vecina, como Irving, donde las autoridades policiales trabajan en conjunto con las de inmigración, también afecta los negocios en Farmers Branch. "Muchos deben transitar por esa ciudad para llegar a Farmers Branch y tienen pánico hacerlo. Si la policía quiere castigar a los infractores y delincuentes, que lo haga, pero no por eso nos deben perjudicar a todos", manifestó Hopkins. En Irving, se han realizado más de 14.000 arrestos a través de un programa policial y migratorio, de los cuales más de 1.600 personas terminaron deportadas. De esa cifra, casi el 65 por ciento cometió una infracción de tránsito. Por eso, Martha Fuentes, propietaria de una tienda de juguetes en Farmers Branch, ha decidido trasladar su negocio a otra ciudad porque desde hace más de seis meses, sus ventas han disminuido hasta en un cincuenta por ciento. "Llevo tres años en esta ciudad y todo iba bien. Pero desde que empezaron con las supuestas medidas que iban a entrar en vigor, lo único que hicieron fue espantar a una clientela fiel", aseguró Fuentes. Ramón Pacheco quiere evitar situaciones como la de Fuentes con la ayuda de la Cámara de Comercio Latina de Farmers Branch, con la intención de crear un bloque económico y social para enfrentarse a las autoridades municipales cuando sea necesario. "Cuando tengamos que ir al cabildo y reclamar, lo vamos a hacer juntos como organización que representa a una mayoría, y no como antes que teníamos que reclamar a titulo personal", finalizó Pacheco. Según datos del Censo, la población latina de Farmers Branch supera el 37 por ciento del total.

Descarga la aplicación

en google play en google play