Escúchenos en línea

Falta de aceptación contribuye a males de latinos

LaVoz.com. Desde Raleigh, North Carolina. | 27 de Noviembre de 2007 a las 00:00
Los jóvenes latinos residentes en Carolina del Norte, en su batalla para encontrar aceptación en la cultura de Estados Unidos, se están involucrando cada vez más con pandillas y están asumiendo otros comportamientos autodestructivos, según estudios y personas que analizan las tendencias. Aproximadamente 9% de los estudiantes latinos de secundaria abandonaron la escuela en el ciclo 2005-2006, una tasa superior a la de cualquier otro grupo en el estado y el doble de la tasa de deserción de estudiantes blancos no latinos, según cifras estatales. Más de la mitad de las muchachas latinas en Carolina del Norte estarán embarazadas antes de cumplir 20 años de edad, según la Campaña Nacional para la Prevención del Embarazo de Adolescentes. Y los problemas están empeorando, según una encuesta nacional del profesor de la Universidad de Nueva York Marcelo Suárez-Orozco, la cual encontró que los adolescentes inmigrantes están teniendo peores calificaciones en la escuela cinco años después de iniciar el estudio. Mientras tanto, más de 40% de los adolescentes inmigrantes latinos en Carolina del Norte dijeron que han enfrentado discriminación étnica, a menudo por parte de sus compañeros de clase, según un estudio de 300 personas realizado por la Universidad de Carolina del Norte en la Escuela de Trabajo Social Chapel Hill's. El estudio encontró una población con heridas emocionales, padres sin educación y con un penetrante sentimiento de falta de aceptación por parte de los estadounidenses. Juana Martínez, de 17 años, una estudiante de último grado de la secundaria Wake Forest-Rolesville, dijo que vio tal discriminación en una reunión reciente de Latinos Construyendo un Mejor Futuro, donde es presidenta. Ella recordó que varios chicos hablaron sobre agresiones de sus compañeros de clase. "Ellos comentaron que algunas personas les han dicho, '¡Hey, regresa a México!'", dijo Martínez "Y algunos de ellos ni siquiera son de México; ellos nacieron aquí". Martínez señaló que muchos de sus compañeros latinos se están metiendo en problemas: las chicas se están embarazando, los muchachos usan signos de pandillas y otros están abandonado los estudios. Mike Figueras, quien maneja un programa de prevención de pandillerismo para el grupo latino de apoyo El Pueblo, dijo que los chicos que no logran satisfacer sus necesidades en casa o la escuela son los principales candidatos para unirse a las pandillas porque ellos buscan un sentimiento de pertenencia. "Es tan importante para los chicos que ellos están deseando hacer lo que sea", señaló Figueras. "Estamos viendo que niños de 11 años se están uniendo a pandillas". Las pandillas latinas son el segmento de mayor crecimiento en la cultura soterrada en Carolina del Norte, según un estudio del 2005 que encontró que los latinos representan la cuarta parte de las casi 400 pandillas del estado. William Lassiter, director del Centro estatal para la Prevención de la Violencia en la Escuela, dijo que algunos estudiantes latinos tienen un rezago escolar de cuatro a cinco años y son analfabetos en su lengua natal. Sus padres están a menudo desconectados y abrumados por el trabajo, según observadores. Y si los estudiantes se unen a pandillas, señaló Lassiter, los educadores frecuentemente los dan por perdidos.

Descarga la aplicación

en google play en google play