Escúchenos en línea

Controla ejército colombiano disturbios en puerto de Buenaventura

Bogotá. PL. | 20 de Mayo de 2017 a las 16:11

El ministro de Medio Ambiente, Luis Gilberto Murillo, designado por el gobierno para dialogar con los promotores de un paro cívico que cumple cinco días en Buenaventura, manifestó este sábado que ese puerto del océano Pacifico ya se encuentra bajo control.

El funcionario del gobierno de Juan Manuel Santos dijo al referirse a los disturbios ocurridos ayer en aquella zona costera del departamento Valle del Cauca que la solución de los problemas allí deben resolverse mediante conversaciones con los representantes de la protesta.

En declaraciones a Caracol Radio, añadió que Buenaventura requiere de soluciones estructurales en términos de salud, vialidad, acueducto e infraestructuras en general.

Explicó Murillo que ante la situación reinante en el puerto se debe trabajar en el diseño de una agenda, una 'hoja de ruta' a largo plazo, para responder a la deuda histórica de olvido del país con el Pacífico colombiano.

De acuerdo con reportes de prensa llegados de Buenaventura, la gobernadora del territorio, Dilian Francisca Toro, informó que la fuerza pública recuperó el control y que ya no hay bloqueos en las vías de entrada y salida a la ciudad portuaria.

Por su parte, el secretario de salud pública del Distrito de Buenaventura, Félix Riascos, dio a conocer que cerca de 15 personas debieron ser atendidas por lesiones en los desordenes, dos de ellas con heridas de bala y una de las cuales falleció.

Las propias fuentes indicaron que por lo menos 41 personas, en su mayoría protagonistas de los disturbios y saqueos, fueron detenidos por la armada y la policía, después que se recuperó el control de las calles. Las pérdidas materiales se cuantifican en más del equivalente a un millón 300 mil dólares, dijeron.

Asimismo, el Comandante de las fuerzas militares de aquella región, general Juan Pablo Rodríguez, confirmó que los actos violentos dejaron una persona muerta, 10 policías heridos, uno de ellos sometido a varias cirugías, así como el saqueo y destrucción de centros comerciales, cajeros electrónicos y estaciones de combustible.

La Policía Nacional debió organizar operativos de seguridad para abrir paso a caravanas de transporte de carga, con el fin de descongestionar la vía de ingreso a la terminal marítima y evitar que fueran apedreados los vehículos por los manifestantes.

Los disturbios en aquel puerto fueron rechazados por Santos desde Washington al término de su visita a Estados Unidos.

Mientras tanto, el obispo de Buenaventura, monseñor Héctor Epalza, pidió calma y cordura a la población y también al grupo antimotines ESMAD, de la Policía Nacional.

El sacerdote solicitó al Ejecutivo Nacional reiniciar los diálogos y ante todo resolver las peticiones de los pobladores.


Descarga la aplicación

en google play en google play