Escúchenos en línea

Republicanos reviven nociva iniciativa contra inmigrantes sin papeles

Washington. Agencias | 2 de Junio de 2017 a las 16:38

La mayoría republicana en el Congreso trabaja en un plan para que esta vez pueda convertirse en ley una iniciativa que impondría una sentencia mínima obligatoria de cinco años de cárcel a los inmigrantes indocumentados que hayan sido deportados previamente o que tengan historial delictivo, revela la publicación The Hill.

Los republicanos le han puesto por nombre al proyecto la ‘Ley Kate’, supuestamente para hacerle justicia a Kathryn Steinle, una mujer que fue asesinada por un inmigrante indocumentado que previamente había sido deportado.

La campaña del entonces candidato Donald Trump utilizó el asesinato de esta mujer para justificar su retórica antiinmigrante y antimexicana. También lo utilizó para justificar una oficina dedicada exclusivamente a las víctimas de delitos cometidos por inmigrantes. Sin embargo, las estadísticas sobre crímenes en Estados Unidos no revelan que los inmigrantes indocumentados cometan más delitos que otros grupos demográficos.

La legislación que proponen los republicanos obligaría a los jueces federales a condenar a al menos cinco años de prisión a cada inmigrante indocumentado que haya sido deportado al menos en dos ocasiones anteriores.

La misma sentencia mínima obligatoria estaría destinada a cada inmigrante indocumentado que al momento de ser arrestado por las autoridades de inmigración haya resultado convicto en un tribunal por un delito grave.

Una medida similar fue bloqueada por la delegación demócrata en el Senado en los años 2015 y 2016.

Ahora el senador John Cornyn y el representante Michael McCaul, ambos republicanos por Texas, están tratando de insertar la ‘Ley Kate’ en una pieza legislativa más amplia que incluye otros asuntos sobre seguridad en la frontera, indica The Hill, medio que examinó un borrador del proyecto.

La medida, en específico, incluye un mandato al Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) de aumentar la capacidad de los centros de detención de inmigrantes en 10,000 camas anuales por un periodo de cuatro años. También incluye un mandato a la Patrulla Fronteriza (CBP) ha aumentar sus agentes de 21,000 a 26,370. Asimismo, incluye una orden al Departamento de Justicia de procesar a quienes sorprendan a 100 millas o menos de la frontera con México.

El interés de la administración del presidente Donald Trump quedó evidenciada en un tuit del rabino Shmuley Boteach, publicado el 2 de mayo pasado, el cual muestra al asesor presidencial Stephen Bannon, conocido por sus ideas extremas, parado frente a una pizarra que incluía la ‘Ley Kate’ en una lista de cosas pendientes por hacer, recuerda The Hill.

“Esto es justicia tipo ‘la misma talla para todo el mundo’ que va a producir sentencias que no se han a ajustar a las circunstancias o hechos de vida particulares de los sentenciados”, señaló a The Hill Greg Chen, director de relaciones gubernamentales de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración.

Chen añadió que propuestas como la ‘Ley Kate’ se ajustan perfectamente a las promesas de deportaciones masivas de inmigrantes que ha hecho Trump.

En cambio, Ira Mehlman, portavoz de la Federación de Americanos por una Reforma Inmigratoria, dijo al medio de prensa que la ‘Ley Kate’ será un disuasivo que evite que regresen indocumentados que hayan sido deportados. “Si la gente entiende que si los vuelven a agarran pueden terminar en prisión, puede que no traten de volver”, sostuvo.

The Hill recuerda que una encuesta de la firma McClatchy-Marist publicada en marzo pasado reflejó que el 80 por ciento de los estadounidenses prefiere una legislación que ofrezca un camino a la legalización para aquellos inmigrantes indocumentados que llevan años en Estados Unidos.


Descarga la aplicación

en google play en google play