Escúchenos en línea

Cruzar la frontera más mortal del mundo es un salto al vacío

Trípoli. Agencias | 2 de Junio de 2017 a las 16:55

Era muy temprano en la mañana cuando el buque Phoenix recibió la noticia de un barco en peligro dentro del Mar Mediterráneo, frente a la costa de la isla italiana Lampedusa.

El equipo de rescate se trasladó al lugar y encontró un panorama trágico que se ha convertido demasiado familiar en los últimos dos años.

Un gran barco de madera se balanceaba de lado a lado, repleto de cientos de inmigrantes tratando de alcanzar las costas europeas. Ninguna de las personas a bordo tenían chalecos salvavidas.

En un punto el barco se inclinó y arrojó al agua a cientos de personas. Entonces, los rescatistas entraron en acción. “La escena era caótica”, recordó Chris McGrath, fotógrafo de la agencia de imágenes Getty Images que iba a bordo del Phoenix.

“Todos los miembros del equipo del Phoenix estaban en la cubierta o sacando gente del agua, incluido el chef del barco”, añadió.

Otros buques llegaron a ayudar, hasta un remolcador comercial y unos miembros de la marina italiana y la guardia costera.

Víctimas

Pero no todos los afectados sobrevivieron a la situación. “Pasamos al lado de cuerpos que flotaban, atándoles chalecos salvavidas para poder recuperarlos después”, narró McGrath. “Para el final de la tarde, el Phoenix tenía unas 600 personas a bordo y para ese punto aproximadamente 32 muertos”, reveló. Entre las personas que perecieron estaban hombres, mujeres y niños. Todos eran de países africanos que buscaban empezar una nueva vida en Europa.

“La mayoría de las razones para decidir montarse a un barco son las misma: guerra, hambruna y falta de seguridad en sus países de origen”, indicó McGrath, quien habló con muchos de los inmigrantes después del rescate. Ellos están dispuestos a hacer lo que sea necesario para escapar, incluso si eso significa montarse a barcos peligrosamente atiborrados y con escasez de gasolina o de agua.

Ayuda

McGrath pasó las últimas dos semanas en el Phoenix, un buque a la Estación para la Ayuda de Inmigrantes en Alta Mar (Migrant Offshore Aid Station), o MOAS por sus siglas en inglés. Esta organización con sede en Malta se ha dedicado a salvar personas en el Mar Mediterráneo desde 2013. Y ha estado muy ocupada en esa tarea.

En lo que va del año, cerca de 50 mil personas han arriesgado su vida para llegar a Europa por mar, según la Agencia para Refugiados de la ONU. Se estima que alrededor de mil 750 están muertos o desaparecidos.

 

Adicionalmente, otros miles de personas más murieron en 2014, 2015 y 2016 cuando intentaban atravesar el Mediterráneo, que ha sido denominado la frontera más letal del mundo. La crisis tampoco revela señales de mejorar.

Negocio sucio

“Por las discusiones con los miembros del equipo que lleva haciendo rescates desde hace más de un año, parece que hay más y más barcos y que están llenos de más personas”, aseveró McGrath. “Los contrabandistas ganan mucho dinero con estos viajes”, insistió.

Según el fotógrafo, algunos de los inmigrantes del rescate de este miércoles le contaron que pagaron una cifra entre los mil 500 y cinco mil dólares por un cupo en el condenado barco.

La MOAS reportó que 750 personas estaban a bordo de la embarcación. “Suma esas cifras y tienes mucho dinero atado a un solo barco”, explicó McGrath.

“Entonces, puedes ver el incentivo que tienen los contrabandistas para mantener el comercio andando y para aumentar los números”, agregó.

La MOAS es solo una de las muchas organizaciones caritativas que patrullan el Mediterráneo y ayudan a aquellos en riesgo.


Descarga la aplicación

en google play en google play