Escúchenos en línea

Centroamericanos tiemblan ante la posibilidad de perder su TPS

Washington. Agencias. | 4 de Junio de 2017 a las 15:32

Las advertencia hecha por el Departamento de Seguridad de la Nación a los haitianos para que comiencen a preparar su regreso a Haití al autorizarles solo seis meses para permanecer en Estados Unidos, puso a temblar a los centroamericanos beneficiados con el Estatus de Protección Temporal (TPS) que viven en Los Ángeles.

“Sería retroceder, volver a las sombras. En nuestro país hay mucha delincuencia, secuestros, pandilleros. Nuestras familias dependen de las remesas que nosotros les enviamos”, dijo muy preocupada Aurora Lainez, una inmigrante hondureña beneficiada con el Estatus de Protección Temporal (TPS) desde hace 20 años.

Para ella, no es una opción regresar a Honduras. “Mi hija de ocho años nació aquí en este país. Significaría negarle las oportunidades que Estados Unidos le ofrece”.

El TPS permite a inmigrantes indocumentados de ciertos países que enfrentan condiciones difíciles como desastres naturales o conflictos armados, permanecer en Estados Unidos sin temor a una deportación y obtener un permiso de trabajo.

En la actualidad, el TPS beneficia a nacionales de Haití, Honduras, El Salvador y Nicaragua, así como de otros países fuera del continente, incluyendo Guinea, Liberia, Nepal, Somalia, Sudán, Sudán del Sur, Siria, Yemen y Sierra Leona.

La zozobra se apoderó de Lainez y miles de centroamericanos desde que se enteraron que la administración del presidente Trump quiere que el gobierno de Haití acoja de regreso a los casi 60,000 haitianos que viven en Estados Unidos amparados bajo el TPS.

A los haitianos se les otorgó esta protección temporal después del terremoto de 2010 que dejó 300,000 muertos y 1.5 millones de personas heridas y sin hogar.

Ahora, siete años después de  la tragedia, el director de Servicios de Ciudadanía y Migración James McCament recomendó una extensión de seis meses para Haití y ponerle fin al beneficio el próximo 22 de enero.

“El punto no es que haya una recuperación de todos los males del país… El punto es, cualquier sea el evento [de desastre] por el que se de el TPS, una vez que esto termina deben regresar”, dijo sobre el tema este jueves el secretario de seguridad nacional, John Kelly.

Los salvadoreños, hondureños y nicaragüenses piensan que a ellos también el gobierno de Trump les puede recortar el TPS o, lo que es peor, cancelarlo.

“Estamos con esa inquietud pensando que mañana nos pueden quitar ese beneficio a los centroamericanos. Es preocupante volver a vivir sin un permiso de trabajo con miedo a la deportación, sobre todo cuando ya tienes hijos nacidos en Estados Unidos”, dijo Lainez quien trabaja en el cuidado de personas en el hogar.

Cecilia Rodríguez de la Alianza Hondureña de Los Ángeles dice que ella está preocupada por su comunidad y por su hijo Edgar Antonio Manchane, de 42 años, quien desde hace 18 años está amparado con el TPS.  “¿Qué va ir a hacer a Honduras si toda su familia está aquí? Entre los dos estamos pagando una casa que compramos. Él tiene muy buen empleo desde hace 17 años en el Hospital Buen Samaritano desde que le dieron el permiso de trabajo”, señaló Rodríguez.

Agregó que los funcionarios que recomiendan que se regresen los beneficiarios del TPS no saben en qué condiciones se encuentran esos países. “Nunca han ido a Honduras. ¿Para qué se vendrían los hondureños si el país estuviera bien?”, cuestiona.

Y hace ver que quienes más le preocupa son los hondureños que tenían varias deportaciones antes del TPS. “Son los primeros por los que iría este gobierno”, observó. Pero hizo ver que tiene fe en que todo se resuelva. “Aún es demasiado pronto para saber qué va a pasar”, consideró.

El nerviosismo y la ansiedad es compartida por los salvadoreños a quienes también preocupa la posibilidad de que suspenda el TPS para ellos o se acorte el tiempo de los permisos.

“Claro que sí me preocupa. Sería muy difícil sobre todo porque hay muchos problemas en El Salvador”, dijo la salvadoreña Reyna Portillo. Ella trabaja en el área de mantenimiento y tiene dos hijos nacidos en Estados Unidos de 20 y 16 años.

“En el país llevo 23 años, 16 de ellos amparada con el TPS”, puntualizó.

Portillo tiene sus esperanzas puestas en lograr la residencia ya que su esposo es ciudadano. “Acabo de meter la solicitud de residencia. Ojalá la pudiera conseguir antes de que se emprenda cualquier acción contra el TPS”, sostuvo.

Martha Arévalo, directora del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN) comentó que definitivamente se encuentran ante un panorama muy difícil porque miles en Centroamérica viven del dinero que mandan los beneficiados del TPS.

“Nunca nos imaginamos que este programa pudiera estar en riesgo. Este gobierno quiere regresar a los haitianos a uno de los países más pobres del mundo cuando su economía no ha mejorado lo suficiente”, se lamentó.

De El Salvador, hay 205,000 amparados con el TPS, 30,000 de Honduras y menos de 10,000 de Nicaragua.

“Hay mucho miedo ante lo que pueda pasar”, externa.

Ellos como organización de apoyo a los inmigrantes, lo primero que han hecho es mostrar solidaridad, pero también cabildean para que continúe renovándose cada 18 meses, como hasta ahora, y, sobre todo, quieren que haya una solución definitiva.

“El TPS para los centroamericanos se renueva a partir de 2018 y ya estamos trabajando fuerte. Del 22 al 24 de junio tenemos la Conferencia Nacional de Tepesianos para conocer los resultados de un estudio que indicará dónde están las familias en el país”, precisó.

Con la presencia de dirigentes de todo el país en Washington D.C. para la conferencia, van a aprovechar para hacer visitas legislativas y cabildear por una solución permanente.

“Desde 2012 empezamos una campaña para que les den la residencia, ya se la merecen. Los nicaragüenses y hondureños llevan 18 años en el país renovando el TPS y los salvadoreños 16 años”, indicó.

La solución final puede ser dada por el Congreso según dijo John Kelly, secretario del Departamento de Seguridad de la Nación.


Descarga la aplicación

en google play en google play