Escúchenos en línea

Reabren más de 1,300 casos de inmigrantes que Obama había salvado de la deportación

Washington. Agencias. | 11 de Junio de 2017 a las 15:14

El gobierno de Donald Trump logró reabrir entre marzo y mayo más de 1,300 casos de inmigrantes indocumentados que habían sido cerrados por no considerarse una prioridad para la deportación, informó la publicación The Hill.

Algunos casos se han reabierto por infracciones de tránsito o simplemente para buscar un cambio de opinión en los jueces de inmigración, añadió The Hill.

Entre el 1 de marzo y el 31 de mayo de este año, las autoridades federales lograron reabrir más de 1,300 casos que había sido cerrados por considerar que se trataba de inmigrantes que no eran una prioridad para deportarlos, explicó el medio de prensa, basándose en un análisis de la agencia Reuters a los datos de recopila la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración (EOIR).

Esa cifra de más de 1,300 casos reabiertos supera en más de un 300 por ciento los 430 casos que reabrieron los tribunales de inmigración entre marzo y mayo del año pasado, según ese análisis.

Los datos de la EOIR no especifican las razones para reabrir los casos. Sin embargo, The Hill dijo que este aumento dramático de casos reabiertos está íntimamente atado al decreto que firmó Trump, cinco días después de juramentar como presidente, para cambiar la política sobre deportaciones que había establecido su antecesor.

Enfrentado al hecho de que una parte significativa de los cerca de 11 millones de inmigrantes indocumentados son personas respetuosas de las leyes, que llevan mucho años en Estados Unidos, que tiene lazos con sus comunidades y cuyos hijos nacieron en Estados Unidos, el presidente Obama firmó una orden ejecutiva para que la prioridad en la deportación la tuviesen extranjeros que hubiesen sido convictos de delitos graves.

Eso permitió que miles de inmigrantes indocumentados pudiesen quedarse en Estados Unidos en lo que volvía a verse su caso en el futuro.

El decreto de Trump amplió exponencialmente los criterios a tomarse en cuenta para declarar que inmigrante indocumentado que debe ser prioridad para deportación. En la lista de criterios se incluyó no solamente a los convictos de delitos graves sino a quienes estén acusados de cometer algún delito; a quienes hayan cometidos faltas menores, incluyendo infracciones de tránsito; y a quienes las autoridades de inmigración consideren, a su discreción, un riesgo para la seguridad de Estados Unidos.

“Este cambio es del tamaño del mar”, señaló David Leopold, expresidente de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración. “Antes, si alguien hacía algo después de que su caso era cerrado y se demostraba de que esa persona era una amenaza, entonces el caso se reabría. Ahora están reabriendo casos simplemente porque quieren deportar gente”, añadió.


Descarga la aplicación

en google play en google play