Escúchenos en línea

Líder se propone despertar al león dormido del voto latino

Agencia EFE. Desde Miami, Florida. | 3 de Diciembre de 2007 a las 00:00
Para los latinos es un incansable defensor de sus causas. Sus opositores le critican que es demasiado conflictivo, pero unos y otros están de acuerdo en que Armando Ramírez es todo un ejemplo en la defensa del reconocimiento de los derechos de la comunidad latina. Ex policía e investigador judicial de Nueva York, el puertorriqueño Armando Ramírez, se ha convertido en uno de los líderes latinos más representativos en el centro de Florida en busca de que los latinos logren una mayor cuota de poder político. "Soy como los gallos de pelea de mi natal Puerto Rico, que no retroceden ni aunque les saquen los ojos y estoy seguro que si todos luchamos juntos, despertaremos a ese león dormido que es el voto latino, tan codiciado en el año 2008", afirma Ramírez. Nació en Río Piedras (Puerto Rico) hace 73 años y tras graduarse en la escuela secundaria se mudó a Nueva York donde estudió Ciencias Políticas y Justicia Criminal. Tras 30 años de carrera como detective e investigador de la Fiscalía Especial del estado de Nueva York, Ramírez fijó su residencia en la ciudad de Kissimmee(condado Osceola) en 1984 y desde entonces comenzó a involucrarse en la política local. Junto a otros latinos, Ramírez logró que los tribunales federales ordenasen a la Junta de Comisionados del Condado de Osceola, donde reside desde el 1984, que fuese abolido el sistema de elección por "acumulación", que perjudicaba a la comunidad latina. Gracias al sistema de votación único ordenado por un tribunal federal, los candidatos a cargos políticos latinos pueden ahora concentrar sus campañas en sus distritos, fortaleciendo así sus posibilidades de ganar las elecciones en las áreas donde cuentan con mayor representación. La población latina ha crecido vertiginosamente en el condado de Osceola en los últimos años y ahora representa el 50 por ciento del total con una fuerte presencia de puertorriqueños. Y aunque el demócrata Ramírez perdió las elecciones especiales de 2006, convocadas después de la decisión del tribunal federal, considera un triunfo el hecho de que pudieran celebrarse esos comicios. "Perdí esas elecciones debido a las amenazas de bombas hechas a las escuelas donde se encontraban los principales centros de votaciones latinos, pero lo importante allí fue que se consiguieran esas elecciones gracias al cambio que logramos a través de la demanda" (federal), explicó Ramírez. . Ramírez apunta ahora sus objetivos a la Junta Educativa de ese mismo condado, donde pese a que cerca del 50 por ciento de los estudiantes son de origen latino, la comunidad latina apenas tiene representación en la toma de decisiones. Recientemente Ramírez desafió a la junta escolar por estar presuntamente violando los derechos civiles de los latinos, al mantenerse un sistema de votación por acumulación que viola los precedentes creados por la orden federal del 2006. En reacción a las denuncias de Ramírez, quien durante su trabajo como director de la unidad de investigación policial de la fiscalía especial de Nueva York, arrestó a jueces, políticos y luchó en contra de la violencia doméstica y crímenes sexuales, esa Junta Escolar ha convocado un referéndum para el 29 de enero con objeto de decidir si se producen los cambios defendidos por Ramírez. "Si en el referéndum de enero no se logran cambios, procederemos con nuestra demanda judicial", afirmó Ramírez, candidato al escaño tres, que abarca las áreas de Buenaventura Lakes y parte de Kissimmee de mayoría latina, en las elecciones de 2008 de la Junta Escolar. El puertorriqueño asegura que es un "optimista empedernido y pragmático que aún por encima de la opinión de mis consejeros políticos que piensan que me estoy suicidando políticamente, seguiré con mi lucha, ahora por los estudiantes latinos. Esposo, padre y abuelo, Ramírez recibió este año el Premio a la Justicia Social que otorga la Fundación Martin Luther King.

Descarga la aplicación

en google play en google play