Escúchenos en línea

ONG organizan caravana en apoyo a miles de inmigrantes

Madrid. Agencias | 21 de Julio de 2017 a las 15:50

Más de 100 organizaciones sociales emprendieron un viaje el pasado viernes 14 de julio desde Madrid para denunciar "la vulneración de derechos humanos en materia de asilo y emigración". Desde entonces han recalado en Sevilla, Algeciras, Tarifa y Málaga antes de llegar a la ciudad rifeña el pasado martes.

De camino a Almería, última parada de la caravana, Paula, en conversaciones con EL MUNDO, hace un balance positivo de las experiencias vividas durante la última semana: "Somos más de un centenar de de colectivos que nos hemos organizado, programado acciones y redactado un manifiesto común. Hemos sido casi 500 personas reivindicando los derechos de los inmigrantes".

Cristina García de Andoin, activista de la plataforma Bienvenidos refugiados de Vizcaya, explica a este periódico los tintes dramáticos que se viven en Melilla: "El verano es un momento clave porque muchas personas intentan cruzar la frontera aprovechando el buen tiempo y la realidad es que se está dejando morir a las personas".

Compromiso incumplidos

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, detalló el pasado martes ante la Comisión del Congreso las cifras de la inmigración. Según expuso, a fecha del 16 de julio, 10.751 inmigrantes entraron de manera irregular en España en 2017, un 104% más que el mismo período del año pasado. Sin embargo, además de una larga retahíla de cifras, ante el nuevo naufragio en el mar de Alborán el pasado 5 de julio que se cobró 49 vidas, se escudó en que el Gobierno "hace todo lo posible por ayudar a los inmigrantes", pero desligaba su responsabilidad de este tipo de sucesos.

Cristina discrepa de manera tajante de esta afirmación del ministro: "Es nuestra responsabilidad desde el momento en que incumplimos los acuerdos internacionales. Además, nosotros estamos en el origen de las responsabilidades que favorecen que a estas personas se las expulse de sus países. Favorecemos que la gente se convierta en desplazada".

Es una postura que también comparte Paula. No sólo eso. Advierte que los movimientos migratorios continuarán en el futuro y, no por sonar "a tópico", deja de ser cierto que "mientras exista guerra, hambre trata y ataques a gente LGTBI, esas personas van a continuar emigrando. Europa debe analizar cuál es su rol en estas situaciones y de qué manera ha contribuido a ellas". Por eso subraya que, además de poner solución a esos problemas de origen, el Gobierno debe comenzar por "cumplir en materia de asilo".

Tras la llegada de 204 refugiados sirios (donde más de la mitad eran menores) el pasado jueves, el número total de personas acogidas por España hasta el momento asciende a 1.724. Muy lejos todavía de la cifra de 17.337 refugiados que el Gobierno se comprometió a acoger antes de que finalice septiembre.

"Hoy se ha podido trabajar"

 

Después de vivir de cerca la situación en la frontera de Melilla, las activistas con las que ha hablado este periódico ponen el foco en la vulnerabilidad de las mujeres. Las porteadoras se encuentran en una posición delicada por el tipo de trabajo que realizan. Cristina García, relata una experiencia de la que fueron testigo durante su estancia.

"Intentamos acceder a uno de los pasos fronterizos donde trabajan estas mujeres sometidas al maltrato de los policías, pero sólo dejaron pasar a una comisión de cinco mujeres", comienza Cristina. "Estas compañeras vieron cómo uno de esos policías agredió a una porteadora sin mediar palabra. Tampoco llevaba la identificación", denuncia. Y concluye: "Una de estas trabajadoras transfronterizas se les acercó y les dijo: 'hoy se ha podido trabajar. Estáis aquí y el trato ha sido mejor que lo acostumbrado'. Si eso sucedió con ellas delante quiere decir que hay una violencia sistemática".

Pero no son las únicas que se encuentran en un papel de indefensión. También sucede con las mujeres migrantes. "Las mujeres sufren durante su tránsito violencia verbal, machista y, en ocasiones, también son presa de agresiones sexuales. Es un tipo de violencia específico", asevera Paula Guerra. "Como no hay forma de migrar de forma segura, sólo les quedan vías inseguras, donde son víctimas de todo tipo de maltrato, tanto físico como psicológico", relata.


Descarga la aplicación

en google play en google play