Escúchenos en línea

Dos ecuatorianos que limpiaban vidrios caen de piso 47 en Manhattan

LaVoz.com. Desde New York. | 8 de Diciembre de 2007 a las 00:00
Un latino que limpiaba vidrios murió al caer de una altura de 47 pisos y su hermano permanecía internado en un hospital en estado crítico. El accidente sucedió al ceder la plataforma en la que estaban en un edificio de Manhattan, dijeron las autoridades. La radioemisora ABC reportó que las víctimas son ecuatorianas. Los hermanos estaban en el andamio en el piso 47 cuando la plataforma se corrió y cayeron entonces a una plaza ubicada frente al edificio, expresó el portavoz del departamento de Bomberos Seth Andrews. "Al parecer cayeron desde el último piso del edificio", manifestó el portavoz del portavoz del Departamento de Bomberos John Mulligan. Edgar Moreno, de 30 años, murió en el lugar. Su hermano Alcides Moreno, de 37 años, seguía hospitalizado en el Centro Médico Weill Cornell de Nueva York. Una portavoz del hospital se negó a suministrar detalles sobre su condición a pedido de los familiares. Un portero dijo que los hermanos limpiaban los vidrios del edificio desde hacía tres años. Las autoridades investigaban el accidente, pero un funcionario del departamento de infraestructura expresó que al parecer los trabajadores no tenían puesto el arnés cuando cayeron. "Parece que eso no sucedió aquí", expresó Robert Limandri refiriéndose a la colocación del arnés. Eran empleados de la empresa City Wide Window Cleaning, indicaron las autoridades. Un número telefónico de la compañía que figuraba en la guía no funcionaba y una mujer que respondió en otro número dijo que no podía hacer declaraciones porque sólo estaba autorizada a atender el teléfono. Solow Management Corp., propietaria del edificio, emitió un comunicado de condolencias para las familias de los trabajadores y dijo que cooperaba con la investigación. Phil Stellar, que vive en el noveno piso de la moderna torre de vidrios, se estaba preparando para un viaje de negocios a eso de las 10.30 de la mañana del viernes, cuando escuchó "un sonido ensordecedor". Era el andamio que caía. Partes de la plataforma y el cadáver de Edgar Moreno se estrellaron contra la plaza ubicada frente al edificio. Unas tres horas después del accidente, un pedazo de vidrio cayó al piso desde una ventana de los pisos más altos, desde la que se había sostenido el andamio. Nadie resultó herido, pero las autoridades municipales ordenaron que la calle fuera clausurada parcialmente hasta que el vidrio dañado del edificio fuera reemplazado. Las autoridades ordenaron también reparar una casa aledaña a la que cayeron escombros del rascacielos.

Descarga la aplicación

en google play en google play