Escúchenos en línea

Latinos recuerdan con fe y esperanza a Virgen de Guadalupe

Agencia EFE. Desde Tucson. | 10 de Diciembre de 2007 a las 00:00
La Virgen de Guadalupe se ha convertido en un símbolo de fe y esperanza para los millones de inmigrantes que viven en Estados Unidos y que buscan en la imagen religiosa un consuelo a sus súplicas. Este año, las celebraciones de la virgen, el día 12 de diciembre, tendrán un significado muy especial para la comunidad inmigrante. María del Rosario Robles coloca flores a una imagen de la Virgen de Guadalupe que tiene en su casa. Originaria de Puebla, México, Robles de 34 años de edad, creció venerando a la Virgen Morena, un amor que ahora ha tratado de trasmitir a sus tres hijos, nacidos en este país. Como muchos otros, este año Robles ha rezado en múltiples ocasiones a la virgen para que "proteja" a su familia, sobre todo, ante la posibilidad de que puedan ser deportados de regreso a México. "Estamos viviendo momentos muy difíciles, muy duros y la virgen es la única que por el momento nos puede ayudar", dijo la inmigrante mexicana. Ante el crecimiento del sentimiento anti-inmigrante y la aprobación de leyes a nivel local y federal que buscan cerrar cada vez más el círculo alrededor de los inmigrantes indocumentados, muchos de ellos se han refugiado en su fe para encontrar un consuelo a sus preocupaciones. Aunque la veneración a la por la Virgen de Guadalupe es asociada principalmente con el pueblo mexicano, la "Virgen Morena" es venerada por personas de diversas nacionales. "El amor a la Virgen Morena trasciende las nacionalidades", dijo a Efe Eduardo Quiroga, representante de Arte Iberoamericano, con base en Scottsdale, Arizona, distribuidora de artículos de la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en EEUU. A medida que se acerca el 12 de diciembre, las fiestas y celebraciones en honor de la virgen se comienzan a preparar a través de todo el país. En grandes ciudades como Los Ángeles, California, hasta pequeñas ciudades fronterizas como Nogales, Arizona, se llevan a cabo desde festivales hasta las tradicionales mañanitas. En el año 2000, la Virgen de Guadalupe fue nombrada reina de México y emperatriz de América por el papa Juan Pablo II. La Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en Ciudad de México es el segundo santuario cristiano más visitado en el mundo, con 14 millones de visitantes anualmente y múltiples peregrinaciones todo el año. "La presencia de la Virgen de Guadalupe es palpable en todos los Estados Unidos, hay que tomar en cuenta que el 40 por ciento de la población en este país es católica", dijo Quiroga. La popularidad de la Virgen de Guadalupe es tan grande que su imagen es fácil de encontrar en diversos artículos, desde cinturones, playeras, chamarras, bufandas, bolsas, hasta en tarjetas para hacer llamadas telefónicas. Es muy común encontrarla en imágenes de cerámica en las tiendas de 99 centavos, donde en algunas ocasiones el color de su piel morena ya ha sido cambiado por uno más blanco y mejillas rosadas. Estos cambios preocupan a gente como Quiroga, quienes tratan de preservar lo que él llama los valores espirituales de la "Virgen de Guadalupe". "Es bueno que la gente venere a al virgen, que quiera tener su imagen, pero también es importante que aprenda sobre el maravilloso significado de su sola imagen", porque, en su opinión, el color de la piel de la virgen, el de su cabello, el de sus ojos y sus vestimentas tienen un significado "único" que deben de mantenerse intactos.

Descarga la aplicación

en google play en google play