Escúchenos en línea

Latinos en Minnesota siguen temerosos a un año de redada

La Voz.com. Desde Worthington. | 12 de Diciembre de 2007 a las 00:00
La comunidad latina de esta ciudad del suroeste de Minnesota aún siente los efectos de una redada de inmigración en la planta procesadora de carnes Swift & Co, hace exactamente un año. El 12 de diciembre de 2006, agentes de la Agencia de Inmigración y Aduanas de los Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés) allanaron seis plantas de la empresa Swift en todo el país, arrestando a casi 1.300 inmigrantes. En Worthington, los agentes detuvieron a 239 empleados bajo cargos de robo de identidad y violaciones a la ley de inmigración. Un total de 180 feligreses de la iglesia católica de Santa María se encontraban entre los detenidos. Familias enteras quedaron separadas y aún viven bajo un temor constante. "Ya no hay confianza", dijo Pedro Lira, representante sindicalista en Swift. "Era una comunidad buena. Todo el mundo encajaba; todos se llevaban bien. Los indocumentados encajaban aquí. Después que vino la ICE, se sembró el temor, la confusión. Le hace pensar a uno, «Si salgo a la calle y me detienen, ¿me arrestarán?»", se preguntó Lira. La ICE lo ve de una manera diferente. "Para empezar, retiramos del trabajo a más de 200 personas en Worthington que tenían documentos de identidad robados", dijo el portavoz de la ICE, Tim Counts. Las redadas abrieron empleos para trabajadores legales. "Creo que la operación tuvo beneficios en varios niveles", sostuvo. Quienes abogan por una reforma migratoria esperan que después de las detenciones del año pasado, los políticos también abogarían por un cambio. Sin embargo, esa esperanza murió este año junto con dos proyectos de ley de reforma federal. Los observadores suponen que nada va a pasar hasta comienzos de 2009, después de la próxima elección presidencial. "No estamos cerca de resolver los temas de inmigración en este país de lo que estábamos hace un año", dijo Bruce Nestor, un abogado de inmigración que ha representado a empleados de Swift. "Redadas como esta ... no hacen nada para llevar a efecto políticas efectivas. No detienen la inmigración", indicó. Mientras tanto, las deportaciones han seguido adelante. De las 239 personas detenidas originalmente, menos de 20 están todavía en el país. Unos pocos lograron defender con éxito sus órdenes de deportación, dijeron abogados de inmigración. Defensores comunitarios dicen que los hijos de los deportados son los que más sufren. Un reporte reciente del Instituto Urbano calcula que hay al menos unos 100 menores que perdieron a uno o dos de sus padres después de las redadas y que dos tercios de los afectados son ciudadanos estadounidenses o residentes legales. Esas estadísticas condujeron al Distrito Escolar Independiente 518 de Worthington a desarrollar un plan de acción para tratar con futuros operativos de la ICE. John Keller, director ejecutivo del Centro Legal de Minnesota, se opone a la persecución de inmigrantes en el trabajo, diciendo que los inmigrantes están establecidos en sus comunidades. "Dejaron casas e hipotecas, dejaron atrás a sus mujeres, la mayoría de las veces, y dejaron atrás a sus hijos ciudadanos estadounidenses que estaban en escuelas, preparando su programa para las navidades, y quienes tienen que seguir adelante", aseveró Keller. "Habrá consecuencias a este régimen de inmigración. Tal vez las veremos dentro de un año, tal vez dentro de diez", advirtió. Luz Cazares, una nativa de México, ha vivido en Worthington desde 1996. La redada la atemorizó a ella y a su familia: su hija de 16 años se atrincheró en su casa. Sin embargo, el temor de perder a un familiar no le tocó a Cazares hasta cuando detuvieron al prometido de su hija hace tres semanas por violar la ley de inmigración. El ya tiene fecha para ser deportado a México, dijo Cazares. "Hemos tenido dos semanas en las que en realidad no hemos tenido vida. El tiempo quedó suspendido. No sabemos qué hacer. Todo el mundo ha estado llorando desde hace casi una semana", puntualizó Cazares.

Descarga la aplicación

en google play en google play