Escúchenos en línea

Fracasa otro intento de imponer el inglés en escuelas de Colorado

Agencia EFE. Desde Denver. | 7 de Agosto de 2006 a las 00:00
Los promotores de un proyecto de ley para que el inglés fuese el único idioma autorizado en las escuelas públicas de Colorado anunciaron hoy que la iniciativa no cuenta con el número de firmas necesarias para incluirla en las elecciones de noviembre. En un escueto comunicado, Bill García y María Rocha-Secrest, directores de English for Colorado, indicaron que esta organización no pudo recopilar las casi 68.000 firmas que las leyes vigentes exigen para que una iniciativa de ley presentada por los ciudadanos sea incluida en las boletas electorales. "Sin embargo, seguimos creyendo que la adquisición rápida del idioma inglés es de innegable importancia para el éxito futuro de la persona que no habla inglés. Algunos distritos escolares ya están adoptando este proceso de inmersión en inglés", dice el comunicado, en referencia al hecho que tanto las escuelas públicas de Denver como las de Greeley ya tienen "clases aceleradas de inglés". "Las escuelas, los estudiantes y la sociedad en general se pueden beneficiar dramáticamente con una población que domine en inglés y totalmente asimilada", concluye el documento. La propuesta de García (un abogado) y de Rocha-Secrest (hija de inmigrantes hispanos) buscaba eliminar los programas de educación bilingüe y reemplazarlos por cursos de inmersión rápida en inglés. García basó la necesidad de la medida en los resultados de las pruebas académicas estandarizadas de Colorado, que muestran a los alumnos hispanoparlantes con un rendimiento muy por debajo de sus estudiantes que hablan inglés. Por su parte, Rocha-Secrest, nacida y criada en la localidad de Greeley, dijo que su experiencia de aprender inglés "antes de que existiesen clases de educación bilingüe" demostraba que retrasan la integración de los alumnos a la escuela y, por eso, perjudican el rendimiento de esos estudiantes. Una propuesta similar, pero con severas sanciones para las escuelas que no la cumpliesen, fue rechazada por amplia mayoría en las elecciones de noviembre de 2002. García comentó que él había supuesto que al no incluir sanciones iba a ser más fácil recolectar las firmas necesarias a favor de su iniciativa. Ni García ni Rocha-Secrest indicaron si volverán a presentar un proyecto similar en el futuro.

Descarga la aplicación

en google play en google play