Escúchenos en línea

Demanda contra el gobierno de Bush, para frenar deportaciones

LaOpinión.com. Los Ángeles. | 15 de Diciembre de 2007 a las 00:00
Organizaciones defensoras de los inmigrantes buscan niños y jóvenes estadounidenses cuyos padres han sido deportados o están en riesgo de ser expulsados del país y preparar una demanda colectiva, en contra del gobierno federal de Estados Unidos, demanda para detener los procesos de deportación y la separación de familias. La demanda, dijo el abogado Michael Feldenkrais, sería presentada en enero próximo ante la Suprema Corte de Estados Unidos. "Estamos fundamentando esta demanda en los conceptos de vida, libertad y la búsqueda de la felicidad que establece la Declaración de Independencia", dijo este abogado experto en temas de inmigración, que dirige la Fraternidad Americana, una organización defensora de los inmigrantes con sede en Miami, Florida. En entrevista telefónica desde esa ciudad, Feldenkrais explicó que un niño estadounidense tiene el derecho de estar con sus padres para buscar la felicidad. Uno de los párrafos de la Declaración de Independencia, redactada por Thomas Jefferson y John Adams, y ratificada el 4 de julio de 1776, establece: "Sostenemos como evidentes estas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se haga destructora de estos principios, el pueblo tiene el derecho a reformarla o abolirla e instituir un nuevo gobierno que se funde en dichos principios, y a organizar sus poderes en la forma que a su juicio ofrecerá las mayores probabilidades de alcanzar su seguridad y felicidad". Feldenkrais dijo que para principios del próximo año irán a Washington, D.C., con un grupo de niños separados de sus padres para pedir a la Suprema Corte su intervención para poder detener las deportaciones. "Ya está listo el draft (borrador), la vamos a presentar en Washington junto con un grupo de muchachos, tenemos unos 500 [de ellos]", indicó. Comentó que debido a que el gobierno federal no hace lo suficiente para reformar las leyes de inmigración quebrantadas, han decidido tomar esta medida. "Porque esos niños tienen derechos como ciudadanos a la vida, a la libertad y a la búsqueda de la felicidad, pero les están destrozando esos derechos con esas deportaciones", dijo el abogado representante de la futura demanda colectiva. Explicó que la Suprema Corte tiene la facultad de permitir que la demanda que preparan pueda ser presentada en una corte federal de distrito, y para ello estarían pidiendo se haga en el Noveno Distrito de California, ya que consideran es uno de los mejores para temas de inmigración. "Si la Suprema Corte pasa nuestra demanda, da derecho a que una corte de distrito la escuche, entonces estaríamos presentando en todos los estados donde podamos", dijo. A nivel nacional se calcula que hay unos cinco millones de niños hijos de indocumentados que estarían en riesgo de que sus padres fueran deportados o que ya han sido enviados a sus países de origen. Para la abogada Jessica Domínguez, esta demanda colectiva es un esfuerzo de costa a costa que busca recabar el mayor número de niños que han sido víctimas de las deportaciones para integrarlos a la demanda. Indicó que a través de la Coalición para los Derechos Humanos de los Inmigrantes en Los Ángeles (CHIRLA) estarían reforzando esta demanda en la costa oeste. "Lo que queremos es que nos ayuden a colectar nombres de niños en California para que sean parte de esta demanda", dijo Domínguez. Angélica Salas, directora de CHIRLA, dijo que existen muchos niños que se pueden apegar a esta demanda. "Sabemos que hay una lista de 600 mil personas con órdenes de deportación, además de los que ya han deportado, son padres de niños que son ciudadanos y a los que no están respetando sus derechos", comentó Salas. Con base en la Enmienda 14 de la Constitución de Estados Unidos, indicó Salas, ningún ciudadano debe ser privado de sus derechos civiles y ninguna ley debe quitarle esos derechos. "Pero a estos niños se les están quitando sus derechos al separarlos de sus padres", agregó. Por su parte, Oswaldo Cabrera, director de la Coalición Latinoamericana, comentó que la campaña llamada "Adóptame" que encabeza, busca también llevar a instancias internacionales lo que consideran violación de los derechos civiles y humanos de esos hijos de padres deportados. El próximo martes, en el marco del Día Internacional del Migrante, indicó que develarán una pintura en el Consulado de Ecuador en Los Ángeles con la que buscan, también a través del arte, denunciar esta situación. "Es una obra que muestra el rostro de una niña que refleja a los más de cinco millones de niños cuyos padres indocumentados han sido deportados y a quienes les han causado un trauma", comentó.

Descarga la aplicación

en google play en google play