Escúchenos en línea

Migrantes no sólo buscan el «sueño americano», van a países vecinos

Agencia AFP. Desde Bogotá. | 18 de Diciembre de 2007 a las 00:00
El cambio de las corrientes migratorias ha convertido a algunos países latinoamericanos en receptores de un creciente flujo de extranjeros que hasta hace unos años veían el futuro sólo en Europa o Estados Unidos. La diáspora de latinoamericanos ha variado sustancialmente, hasta el punto de que Chile, Argentina, Brasil, México o Costa Rica son ahora destino de centro y suramericanos que buscan el "sueño americano" pero sin salir de la región. En un anticipo del Día Internacional del Migrante, Felipe Calderón, encabezó un acto en un puente de Tijuana, frontera con Estados Unidos, donde criticó a quienes alientan el clima de animadversión contra los inmigrantes, especialmente contra sus compatriotas, que se calcula son unos 12 millones en Estados Unidos. "Se equivocan quienes por ignorancia, por mala fe, por interés político o económico, buscan presentar a los emigrantes mexicanos como enemigos de Estados Unidos", dijo Calderón. Según datos de 2006 de la Oficina del Censo de Estados Unidos, en ese país viven unos 37.5 millones de extranjeros, equivalentes al 12.5 por ciento de la población total. Unos 500 mil mexicanos indocumentados cruzan cada año la frontera con Estados Unidos en busca de mejores condiciones de vida, y miles de centroamericanos en la misma condición usan a ese país como puente para entrar en la mayor economía del mundo. Sin embargo, muchos de ellos deciden quedarse en México, donde se dedican, al igual que los mexicanos en Estados Unidos, a labores agrícolas temporales.

Peruanos, bolivianos y argentinos buscan Chile

Chile, que por sus buenos indicadores económicos se ha convertido en atractivo para nacionales de países vecinos, es otro gran receptor de inmigrantes, y se calcula que unas 90 mil personas, principalmente peruanos, bolivianos y argentinos, se han establecido en ese país austral. Para mejorar las condiciones de vida de ese colectivo, a finales de octubre el gobierno anunció que los migrantes serán integrados al sistema de protección social y dictó una amnistía para regularizar la situación de unos 20 mil indocumentados. De los beneficiados por la legislación chilena, el 51 por ciento corresponde a mujeres, muchas de ellas con altos niveles de estudio, que también forman la mayor población de migrantes latinoamericanos en Europa y Estados Unidos. Así como Chile, Uruguay también adecuó su legislación para la llegada de migrantes con un proyecto de ley, ya aprobado en la Cámara de Diputados, que protege los derechos de los extranjeros que lleguen a ese país. Perú ha promovido normas a favor de sus migrantes en el seno de la Comunidad Andina (CAN) -que integra junto a Bolivia, Colombia y Ecuador-, con el fin de garantizarles beneficios laborales y libertad de tránsito. Argentina también recibe un constante flujo de paraguayos, bolivianos, peruanos y uruguayos, muchos de los cuales solicitan la residencia mediante el plan "Patria Grande", que garantiza el estatus legal a los nacionales del Mercosur y de países asociados. Entre los extranjeros que más piden la residencia en Argentina los chinos ocupan el quinto lugar, con cerca de 10 mil peticiones anuales. El fenómeno de los inmigrantes chinos también se nota en otros países como Colombia, Panamá, México y los centroamericanos, frecuentemente usados por orientales como trampolín para ingresar ilegalmente a Estados Unidos y como segunda patria cuando fracasan en ese objetivo. En Brasil, en cambio, el fenómeno de la migración tiene las dos vías. Mientras unos cuatro millones de brasileños viven en el exterior (unos 300 mil sólo en Paraguay), cerca de 1.2 millones de extranjeros, en su mayoría bolivianos y paraguayos, residen en Brasil.

La dolorosa migración por razones geopolíticas

Pese a que la mayoría de los migrantes latinoamericanos se mueven por motivos económicos, en países como Colombia, Venezuela y Cuba, los conflictos políticos internos son los que dictan el flujo migratorio, que tiene como principal destino a Estados Unidos. Colombia, desgarrada por un prolongado conflicto armado en el que se mezclan guerrilleros, paramilitares y narcotraficantes, tiene unos cuatro millones de sus nacionales viviendo en el exterior. Incluso países que no son tan prósperos se ven obligados por razones geopolíticas a albergar a vecinos. Es el caso de República Dominicana, donde vive cerca de un millón de haitianos, la mayoría en situación ilegal, mientras miles de dominicanos cruzan anualmente en embarcaciones artesanales el Canal de la Mona para tratar de entrar en Puerto Rico. En situación similar está Costa Rica, principal receptor de migrantes entre los países centroamericanos, con cerca de un millón de vecinos en su territorio, según datos de Organizaciones No Gubernamentales (ONG). Así mismo Ecuador, además de recibir a miles de colombianos desplazados por el conflicto armado, tiene cerca de tres millones de sus nacionales viviendo en el exterior, principalmente en Estados Unidos, España, Bélgica e Italia. La cantidad de emigrantes llevó al presidente ecuatoriano, Rafael Correa, a pedirles "perdón" por haber sido "expulsados" del país y culpó a las políticas económicas del pasado por esa "tragedia nacional".

Descarga la aplicación

en google play en google play