Escúchenos en línea

Crecen deportaciones de indocumentados salvadoreños desde Arizona

Agencia EFE. Desde Tucson. | 19 de Diciembre de 2007 a las 00:00
Las deportaciones de inmigrantes indocumentados salvadoreños desde Arizona se duplicaron durante el 2007 en comparación con el año pasado, de acuerdo con el Consulado de El Salvador en Nogales, Arizona. Desde el 1 de enero y hasta la fecha, se han deportado a 3.935 indocumentados salvadoreños a través de la frontera de Arizona frente 1.780 deportaciones de 2006, dijo a Efe Sylvia Hidalgo, vicecónsul de El Salvador. "Este año hemos tenido muchas deportaciones, particularmente de mujeres", dijo la funcionaria. Explicó que han tenido varios casos de mujeres que han sido atacadas por los mismos traficantes de indocumentados o abandonadas porque no pudieron mantener el paso del grupo con el que cruzaban el desierto. "Tuvimos el caso de una mujer, de nombre Carmen, que estuvo abandonada por más de un día en el desierto hasta que agentes de la Patrulla Fronteriza la encontraron", relató la vicecónsul. La mujer sufría de problemas respiratorios y cuando comenzó a sentirse mal la dejaron atrás. "Los traficantes le dieron unas pastillas para que aguantara el camino, pero ella me dijo que solamente recordaba habérselas tomado, caminado un poco y después, nada, hasta que despertó en el hospital", comentó. "Lo más triste es que después de salir del hospital fue enviada a un centro de detención de inmigración donde se encontró a algunas de las personas que iban en el grupo que la dejaron tirada en el desierto", agregó. La funcionara señaló que durante 2007 también se incrementó el número de casos de inmigrantes salvadoreños reportados como "desaparecidos". "Tuvimos muchos reportes de personas de las cuales sus familias no sabe nada, solamente que posiblemente cruzaron por el desierto de Arizona", dijo Hidalgo. Uno de estos casos fue el de José Rafael Díaz, de 13 años de edad, originario de El Salvador, a quien se le vio por última vez el pasado 3 de junio cuando intentaba cruzar de manera ilegal la frontera de Arizona en compañía de su hermano de 16 años. Los hermanos se separaron cuando el grupo con el que viajaban fue sorprendido por agentes de la Patrulla Fronteriza. Su hermano, Carlos Armando Díaz, fue detenido por los agentes federales y trasladado a un centro de detenciones de inmigración para menores. A pesar de los esfuerzos de su madre, María Díaz, quien vive en Nueva York, del consulado de El Salvador en Arizona y de organizaciones pro-inmigrantes, se desconoce la suerte del menor. "No sabemos si se extravió en el desierto tratando de huir de los agentes fronterizos, o si fue deportado a México, ya que es común que los salvadoreños den datos falsos para evitar ser deportados de regreso a su país", dijo la vicecónsul. Como este caso se han presento muchos otros de mujeres y hombres, cuyas familias desconocen su paradero. "Nosotros los buscamos con la Patrulla Fronteriza, en los centros de detención, en hospitales, la morgue", explicó la funcionaria. El consulado salvadoreño, ubicado en la ciudad fronteriza de Nogales, también trata de ayudar a sus paisanos que enfrentan un proceso de deportación. "Tenemos familias que están siendo separadas por las deportaciones, casos donde la Patrulla Fronteriza ha llegado a detener a un miembro de la familia que tiene una orden de deportación y han arrestado a todas las personas que han encontrado en la casa", finalizó.

Descarga la aplicación

en google play en google play