Escúchenos en línea

Cuatro jóvenes latinos salvan vida de recién nacida abandonada

Agencia EFE. Desde Nueva York. | 19 de Diciembre de 2007 a las 00:00
Cuatro jóvenes latinos no olvidarán esta Navidad luego de que salvaran la vida a una recién nacida abandonada en un contenedor de basura en el condado de Queens en lo que para muchos ha sido un regalo de vida en esta época festiva. La niña, recluida en un hospital de Queens y que se cree es latina, ha sido llamada por el personal de la institución sanitaria como Christina Noelle por haber nacido previo a la Navidad. La policía trata de dar con el paradero de la madre y ha entrevistado a vecinos en esa comunidad. De acuerdo con la doctora Tatyana Gabinskaya, la bebé, que aún tenía el cordón umbilical, está en condición estable en la unidad neonatal del centro sanitario. "El frío extremo puede ser peligroso, creo que dos o tres horas más y hubiese sido muy tarde para salvar la vida de la bebé", dijo Gabinskaya a los medios. La bebé fue descubierta el lunes por la noche por los dominicanos Luis Cordero Boyá, de 19 años y Gabriel Mercedes, de 16 y los hermanos ecuatorianos Christopher y Brian Moncada, de 15 y 13 años, respectivamente. Boyá, que estudia y trabaja como barbero para ayudar a su familia, escuchó el llanto de un bebé cuando pasó frente al contenedor por lo que comenzó a buscar hasta que alcanzó una bolsa de papel, al percatarse que algo se movía en su interior. Al abrir la bolsa, y para su sorpresa, encontró a la niña con el cordón umbilical y envuelta en dos sábanas llenas de sangre. De inmediato el joven, que llegó hace cuatro años de la República Dominicana y vive con su madre y hermana, llamó a la policía de su celular y junto al resto de sus acompañantes, que venían de patinar, cuidaron de la bebé hasta que llegaron las autoridades. "Hacía mucho frío. Yo estaba casi congelado. Creo que la persona que hizo una cosa así tiene que pagarlo, porque eso es un abuso", dijo Boyá, quien acompañó a la niña al hospital junto con su hermana. Christopher Moncada, de 15 años, comentó por su parte que vio el cordón umbilical envuelto alrededor de su cintura y piernas mientras que su hermano Brian dijo que creía que la niña iba a morir. "Nosotros esperamos junto a Luis a que llegara la policía. Mis padres me dijeron que se sentían bien con lo que habíamos hecho", dijo Moncada. La bebé, colocada de inmediato en una incubadora en cuidado intensivo, nació al menos tres o cuatro semanas antes de un embarazo normal de 40 semanas, de acuerdo con personal médico. Aunque al principio su temperatura era tan baja que no era registrada por un termómetro, se ha informado que está estable y que parece estar saludable, aunque deberá permanecer entre tres a cinco días en el hospital antes de pasar a la custodia de la Administración de Servicios a los Niños. La infante será colocada en un hogar temporal al menos por dos años para luego ser dada en adopción, según Sharman Stein, portavoz de la agencia gubernamental. Las autoridades han recordado nuevamente que en esta ciudad existe una ley que permite a los padres entregar a sus hijos en lugares previstos pata ello, sin que se le hagan preguntas ni ser procesados criminalmente por abandono de menores. La Ley Safe Haven tiene como propósito el salvar la vida de los bebés no deseados y sus padres pueden dejarlos en hospitales, estaciones de bomberos y con la policía.

Descarga la aplicación

en google play en google play