Escúchenos en línea

Inmigración y redes sociales, combinación que causa polémica en EEUU

Houston, TX. Agencias | 27 de Octubre de 2017 a las 16:14

A diez meses de las toma de juramento del presidente Donald Trump, sus propuestas migratorias continúan endureciéndose. En esta ocasión, se trata de una propuesta que ha causado mucha polémica no solo entre los inmigrantes, sino también entre los ciudadanos de los Estados Unidos.

Recientemente el Departamento de Seguridad Nacional, (DHS por sus siglas en inglés) anunció que como parte de las investigaciones en casos migratorios estará revisando el contenido de las cuentas de redes sociales de los inmigrantes, para asegurarse de que la seguridad nacional del país no está en riesgo.

Esto significa que de ahora en adelante, el gobierno de los Estados Unidos tendrá acceso a información contenida en plataformas como Facebook, Twitter, Instagram, entre otras, para determinar si la persona que interesa inmigrar es un riesgo a la seguridad nacional.

Adicionalmente, esta información puede ser utilizada para determinar si el inmigrante ha cometido algún tipo de fraude, de acuerdo a la interpretación que le brinde la agencia a la información recopilada.

Anteriormente, algunos oficiales migratorios lograban acceso a esta información tras solicitar al inmigrante que mostrara su teléfono móvil y mayormente se utilizaba esta táctica en un puerto de entrada, donde muchas veces se le negaba una visa a una persona que el gobierno pensaba había violentado las condiciones de su visa por haber trabajado o estudiado ilegalmente en los Estados Unidos.

Ahora, las implicaciones de esta información serán más amplias y podrían terminar en la negación de aplicaciones de residencia y naturalización o hasta la revocación de las mismas después de haber sido aprobadas.

De acuerdo con el anuncio realizado por el gobierno, la información recopilada podría ser archivada en el expediente de extranjero (“A file”) de un inmigrante por hasta un periodo de 100 años luego de la fecha de nacimiento del inmigrante.

Más importante aún, como ya mencioné, la información puede ser utilizada para varios propósitos dentro de la agencia que se conoce como DHS, y hasta incluso por otras agencias federales, estatales o locales con las que DHS comparta la información.

Algunos creen que, a pesar de que DHS ha justificado esta política como una necesaria para la seguridad nacional, podría ser un poco excesiva y posiblemente violente los derechos de la primera enmienda de la Constitución.

Bajo la amenaza que sus cuentas pueden estar siendo observadas, muchísimos inmigrantes no podrán expresarse libremente por miedo a una malinterpretación o represalias por parte del gobierno, incluyendo aquellos que ya hasta se naturalizaron.

El gobierno debería desistir de esta práctica o, al menos, limitar seriamente el alcance de esta política. Y a ustedes solo me resta decirles, que lo piensen dos veces antes de publicar en las redes sociales algo que entiendan se podría malinterpretar y terminaría perjudicándoles en algún trámite migratorio.

Naimeh Salem es abogada certificada en Texas que ejerce el área de inmigración. Sus opiniones no comprometen la opinión de NBC-Telemundo.


Descarga la aplicación

en google play en google play