Escúchenos en línea

Alcaldes de Nueva York y Miami abogan por renovación de TPS

Washington, Estados Unidos. Agencias | 3 de Noviembre de 2017 a las 13:00

En el momento clave, justo cuando las autoridades de Estados Unidos están a punto de revelar si renuevan o cancelan el Estatus de Protección Temporal (TPS), ayer 32 alcaldes de las principales ciudades de Estados Unidos, entre ellos los de Nueva York y Miami, pidieron al Gobierno de Donald Trump ampliar ese beneficio para los más de 57,000 hondureños amparados bajo este programa.

El TPS para los inmigrantes hondureños expira el 5 de enero del próximo año y el Gobierno estadounidense debe dar a conocer la decisión sobre si amplia o cancela el programa antes del lunes 6 de noviembre.

19 años

han pasado desde que Estados Unidos aprobó el Estatus de Protección Temporal (TPS) para los hondureños, luego del paso del huracán Mitch en 1998

En la carta enviada por los 32 alcaldes también pidieron la ampliación del TPS para los nicaragüenses.

Los inmigrantes de estos dos países amparados por el TPS son los únicos para los que se pidió la ampliación del beneficio en la misiva enviada por los alcaldes al Departamento de Estado de EUA.

Viviendo amparados en el TPS hay más de 300,000 inmigrantes residiendo en territorio estadounidense, incluyendo los de otros países como El Salvador y Haití, entre otros.

La carta enviado por los 32 alcaldes fue dirigida al secretario del Departamento de Estado, Rex Tillerson, y firmada por algunos de los alcaldes más importantes de Estados Unidos, como Bill de Blasio, de Nueva York, y también Tomás, Regalado de Miami.

En la misiva instan al funcionario a extender el programa para los ciudadanos de Honduras y Nicaragua.

Francisco Portillo, dirigente hondureño que reside en Estados Unidos, expresó a Diario LA PRENSA que el respaldo recibido es importante para lograr la renovación del TPS. “Recibimos con mucha alegría esta noticia de la carta enviada por los 32 alcaldes, esperamos que al final haya una resolución positiva, hay mucho apoyo y creo que aún hay esperanza de que el TPS puede ser renovado”, dijo.

Angustia

“Estoy muy angustiada sobre lo que pueda pasar, si quitan el TPS voy a perder mi retiro y mi trabajo unos días después de Año Nuevo. ¿Cómo me voy a mantener, qué va a pasar conmigo?”, dijo la hondureña Domicila Alemán (de 68 años).

La zozobra e incertidumbre de Alemán, quien podría perder los 600 dólares que recibe de retiro y su trabajo de tiempo completo como mesera, refleja lo que viven miles de inmigrantes bajo el TPS.

Según un informe del Centro para el Progreso Estadounidense (CAP,) el 77% de los hondureños y salvadoreños que tienen TPS envían 9% del total de sus salarios en remesas a sus países de origen.

Llamado de JOH

El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, volvió a referirse ayer al TPS, indicando que espera que se amplíe o se regularice a los compatriotas amparados bajo este programa.

“Respeto que es una decisión soberana de Estados Unidos, pero tengo que apelar al buen juicio, en el caso que son hondureños, nicaragüenses y salvadoreños, gente que ha venido trabajando por muchos años, pagando impuestos, son parte de la economía de Estados Unidos, y tienen un récord impecable de conducta, y creemos que el mejor interés de Estados Unidos y la región está en ampliar el TPS o en regularizar de manera definitiva la situación de estos compatriotas centroamericanos”, indicó.

Las declaraciones las dio desde Nicaragua, país que visitó ayer para reunirse con el mandatario de ese país, Daniel Ortega, con quien abordó varios temas, entre ellos el TPS.

También ayer, Hernández viajó a Guatemala, adonde se reunió con Jimmy Morales, presidente de ese país, para abordar diferentes asuntos, entre ellos, los migratorios.

El Departamento de Seguridad Interna (DHS) es el encargado de entregar la decisión sobre si se renueva el TPS o se cancela.


Descarga la aplicación

en google play en google play