Escúchenos en línea

Familiares de mexicanos muertos en EEUU esperan justicia en vano

Agencia Notimex. Desde Ciudad México. | 21 de Diciembre de 2007 a las 00:00
Las familias de 14 mexicanos muertos en Estados Unidos en incidentes relacionados con distintas corporaciones policíacas desde 2005 a la fecha, pasarán Navidad sin ver en la cárcel a los presuntos responsables. De acuerdo con datos de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) sobre paisanos muertos por autoridades estadounidenses, siguen pendientes cuatro casos ocurridos en 2005, tres en 2006 y siete en 2007, y en algunos los presuntos responsables fueron definitivamente absueltos. En 2005 Juan Manuel Tejada Quiroz fue muerto por agentes de Farmers Branch, Texas, cuando se resistió al arresto tras robar un vehículo, y según la información de la SRE "los resultados (de la investigación) no establecieron ningún tipo de culpabilidad por parte de la policía". Julio César Yáñez Ramírez falleció baleado por un agente de la Patrulla Fronteriza en Arizona cuando un grupo de indocumentados agredió a pedradas a los oficiales, y "de acuerdo al criterio de la Fiscalía no se tuvieron elementos suficientes para acusar al agente de homicidio", por lo que no presentó el caso ante un tribunal. La familia de Agustín Gámez Campos, quien murió atropellado por un agente de la Patrulla Fronteriza en San Diego, California, aún espera una posible indemnización, aunque sabe que el presunto responsable fue exonerado. A Guillermo Martínez Rodríguez presuntamente lo mató a balazos un agente de la Patrulla Fronteriza el 30 de diciembre de 2005 en algún punto entre San Ysidro y Otay, California. La familia aún espera los resultados de las investigaciones del Gran Jurado Federal en Estados Unidos y la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia en Washington. Dentro de unos días (el 3 de enero) se cumplirán dos años de la muerte de Roberto González Guzmán, quien falleció en oscuras circunstancias en Waukegan, Illinois, durante un incidente con policías. Hasta ahora "la investigación sigue su curso". Los familiares de Ismael Segura Méndez, muerto en enero de 2006 por un oficial del Departamento de Seguridad Pública en Texas, luego de que se negó a un cateo, perdieron ya toda esperanza, pues en junio de ese año el fiscal se apresuró a cerrar el caso. También la familia de Fermín Estrada Bautista espera que se destrabe la investigación sobre la muerte del mexicano, presuntamente asesinado por un policía local de Shelbyville, Tennessee, quien le habría dado un balazo en la cabeza. La investigación está plagada de irregularidades y por ello, según la SRE, "el caso se ha llevado a la corte", aunque se presentó ante el Mecanismo Informal de Revisión de Casos de Alta Visibilidad de Violación de Derechos Civiles de Mexicanos. El 1 de enero de 2007 Iván Ariza Guajardo fue muerto a balazos por policías de Las Vegas, Nevada, al pretender enfrentarlos con un arma punzocortante durante un incidente de violencia intrafamiliar; el caso quedó cerrado porque la viuda rehusó el apoyo consular. A Francisco Javier Domínguez Rivera presuntamente lo mató a balazos un oficial de la Patrulla Fronteriza en Naco, condado de Cochise, Arizona. Sus hermanos Jorge y René, así como Sandra Yazmín Vidal Guzmán fueron testigos de los hechos. La SRE solicitó investigaciones y el presunto responsable ya fue notificado de los cargos de homicidio en segundo grado, homicidio por premeditación y homicidio por negligencia, por parte de la Corte Superior de Cochise, aunque aún no hay sentencia. Bajo investigación continúa la muerte de Noé Rojas Godínez, quien murió a balazos en febrero de este año por policías de San Diego durante un incidente de tránsito en el que aparentemente los uniformados excedieron el uso de la fuerza. La Oficina del Fiscal de Distrito en Caléxico investiga a un oficial de la Patrulla Fronteriza por el fallecimiento de Ramiro Gámez Acosta, baleado en marzo, "para determinar si procederá a fincar cargos criminales". El Fiscal de Distrito en Inglewood, California, determinó "que no existen elementos para proceder legalmente contra dos policías de Los Angeles" que mataron a balazos al mexicano Jaime Flores cuando los enfrentó con una pistola de juguete. Según el informe de la SRE, la investigación "arrojó que los oficiales procedieron de manera reglamentaria, concluyendo que el tiroteo fue legal". Sigue pendiente la investigación sobre la muerte en julio de Elier Rodríguez Escamilla, quien falleció luego de que un policía de Gwinnett, Georgia, le aplicó una descarga eléctrica "para tranquilizarlo", porque estaba ebrio en un espacio público. También continúa la investigación sobre la muerte de José Alejandro Ortiz Castillo, quien en agosto fue detenido en El Paso, Texas, con otros tres inmigrantes por un agente de la Patrulla Fronteriza y fue baleado cuando regresaba a México, aunque las circunstancias no están claras.

Descarga la aplicación

en google play en google play