Escúchenos en línea

«Indignante» el trato a los inmigrantes mexicanos en Texas

Correo. Desde Guanajuato. | 22 de Diciembre de 2007 a las 00:00
Martín Soto Ibarra, emigrante de la comunidad de Chichimequillas, afirma que en Texas los mexicanos sufren mucha discriminación por parte de las autoridades migratorias, ya que asegura los tratan “como animales”. El hombre de 42 años de edad señaló que la mayor parte de su familia vive en California, sin embargo regresa cada año a Chichimequillas para reunirse con su mujer y sus dos hijos. Explicó que hace años que emigró por primera ocasión a Texas. Llegó a trabajar en un lugar que se dedica a elaborar de diferentes formas la carne de pollo, algunas veces más, trabajó en las labores del campo, en tanto otras en restaurantes o en hoteles. "Para sobrevivir tuve que trabajar cortando árboles o en las llamadas yardas y luego obtuve la documentación como residente de los Estados Unidos; sin embargo, no se deja de ser migrantes, puesto que en aquel lugar tengas o no tengas papales, te tratan como inmigrante", dice. Comentó que las ocasiones que se ha ido a trabajar a Estados Unidos le ha tocado mirar cómo “corretea” la Policía Migratoria a los mexicanos. Dijo que en una ocasión fue testigo de cómo unos migrantes que estaban siendo perseguidos por la “migra” se atravesaron la carretera para que los levantara un camión de pasajeros para que los trasladara a su trabajo. Hizo saber que "esa ocasión los indocumentados llegaron al camión de pasajeros todos espinados de sus caras, todos llenos de lodo y muertos de hambre y eso no les importó a los «gabachos»; ellos llegaron, los esposaron y los aventaron a una camioneta como si se tratara de unos animales". Recordó que debido a la impotencia derramó lágrimas, puesto que no pudo hacer nada por defender a los “paisanos”. “Cuando los «gringos» te tratan mal y alguien les reclama, solamente se limitan a decirle a la gente que en ese lugar se tienen que respetar las leyes que están vigentes para ellos y que si no quieren sufrir discriminaciones que no vayan a donde nadie los llama. Consideró que trabajando en cualquier parte de los Estados Unidos de Norte América los migrantes mexicanos pueden vivir de una manera más tranquila que en México, sin embargo, todo tiene un precio muy alto que es el de la discriminación y el trato de “animal” que les dan cuando se es indocumentado. Abundó que "en mi tierra, en donde tengo a mis dos hijos y a mi mujer, vivo muy tranquilo, sin embargo, me tengo que ir a trabajar a California para tratar de darle una mejor vida a mi gente y porque en ese lugar está toda mi familia, por parte de mi madre y mis hermanos". Comunicó que aunque se cuente con papeles de residencia no se deja se ser inmigrante mexicano, puesto que a ese lugar se va a trabajar como tales. Especificó que es indignante cómo los elementos de Migración tratan a los migrantes mexicanos, especialmente en el estado de Texas que es una de las partes en donde los "gabachos" son más racistas.

Descarga la aplicación

en google play en google play