Escúchenos en línea

Hijos de inmigrantes crecen sin sus padres en Rumania

Agencia Reuters. Desde Balaciu. | 24 de Diciembre de 2007 a las 00:00
Muchos padres desesperados están huyendo de la pobreza del campo de Rumania en busca de trabajo en otros puntos de la Unión Europea, dejando a sus hijos al cuidado de otros. Desde que Rumania se unió a la Unión Europea (UE) a comienzos del 2007, miles de niños se han quedado con abuelos, vecinos o autoridades locales mientras sus padres buscan empleo, a menudo ilegalmente, en la construcción en Italia o en la agricultura en España. "El fenómeno está creciendo desde que Rumania se sumó a la UE, abriendo sus puertas al movimiento de personas por las fronteras del oeste de Europa," dijo Mariela Neagu, que dirige el organismo estatal de protección infantil. "Los padres lo consideran un sacrificio por sus hijos, para darles un futuro mejor," añadió. En algunos colegios, más de la mitad de los estudiantes viven sin uno o ambos padres. Muchos pueblos del norte y el este de Rumania parecen habitados sólo por niños y sus abuelos. Las cifras oficiales muestran que 80.000 de más de 4 millones de niños rumanos tienen a uno o a los dos padres trabajando en el extranjero. Los trabajadores sociales y voluntarios dicen que el número real es mucho más alto. Bogdan Lacatus tenía 7 años cuando su padre se fue a España a buscar trabajo y 11 cuando su madre dejó el pueblo en el sur de Rumania para seguirlo. Este niño delgado de grandes ojos marrones y voz suave vive actualmente en un centro estatal, esperando que sus padres lo reclamen o que los trabajadores sociales le encuentren una familia que lo acoja. "Creo que volverán," dice con voz tenue. Puede que tenga que esperar mucho tiempo, según los trabajadores sociales, que han sido incapaces de localizar a sus padres. La madre de Bogdan volvió a Rumania brevemente pero luego desapareció. Los parientes lejanos han tratado de cuidar de Bogdan y de sus dos hermanas menores desde que su madre abandonó Rumania hace unos meses. Los trabajadores sociales dicen que están más seguros en el centro, a salvo de la pobreza y los malos tratos.

Dictadura y corrupción

De alguna manera, Bogdan es afortunado puesto que no acabará en uno de los sucios y enormes orfanatos que acapararon los titulares a principios de la década de 1990 y que virtualmente han desaparecido en Rumania. Sin embargo, este país pobre comienza a verse superado por el cuidado a menores, un área corrompida por años de dictadura. Los centros parecen ser más hospitalarios ahora, pero los críticos dicen que la burocracia y la corrupción dificultan las reformas y muchos niños aún no tienen protección estatal. Los niños pequeños acaparan las esquinas de Budapest durante la hora de mayor tráfico del mediodía, capeando con los coches para obtener una propina. Otros se amontonan en los pasadizos de la capital, esnifando pegamento. El problema migratorio no es exclusivo de Rumania, sino que también afecta a otros estados pobres de la UE en Europa oriental. Rumania ha solicitado a España e Italia, principales destinos de los rumanos que buscan trabajo, que creen programas escolares de idiomas con la esperanza de facilitar la integración y animar a los padres a llevarse a sus hijos. La inmigración laboral es parte esencial de la economía rumana, con 2 millones de rumanos, o uno de cada 10, viviendo en el extranjero desde la caída del comunismo en 1989. El dinero que los inmigrantes mandan a casa ha ayudado a recuperar parte del país, pero los investigadores dicen que toda una generación de niños está creciendo sin apoyo familiar. Además, el número de años que los niños pasan en el colegio está entre los más bajos de la UE, según cifras de Eurostat.

Descarga la aplicación

en google play en google play