Escúchenos en línea

Temen cancelación ayuda a latinos en Nebraska por quejas comunitarias

Agencia EFE. Desde Lincoln. | 26 de Diciembre de 2007 a las 00:00
Las quejas por parte de la comunidad de Columbus podrían acarrear la cancelación del programa de ayuda para latinos implementado por el distrito escolar, ya que los residentes de esta ciudad, al noroeste de Lincoln, no desean información en español. Paul Hillyer, superintendente de las Escuelas Públicas de Columbus (CPS, en inglés), explicó que la decisión de eliminar los servicios de información en español podría tomarse debido a que algunas familias se quejaron de recibir mensajes en ese idioma, aunque ellos no lo hablan, y otras familias expresaron su desacuerdo en CPS envíe información sobre inmigración a familias no inmigrantes. Según datos oficiales, de los casi 3.500 estudiantes de CSP, el 22 por ciento es de origen latino, el doble que el promedio en las escuelas públicas de Nebraska. Además, un 41 por ciento del total de alumnos proviene de familias necesitadas, mientras que el promedio estatal es del 35 por ciento. Ante el creciente número de estudiantes latinos en CSP, sobre todo en los primeros grados, la mesa directiva del distrito instruyó en enero de 2006 al superintendente Hillyer a desarrollar un programa que permitiese compartir información con los padres latinos, por ejemplo, sobre horarios de las actividades escolares o sobre el código de vestimenta. A la vez, el programa debería incluir un componente para invitar a que esos padres latinos comenzasen a estudiar inglés. Sin embargo, en diciembre de 2006, aún muy eran muy pocos los padres latinos que participaban en actividades educativas junto con sus hijos y que, por eso mismo, se corría el riesgo de que esos niños latinos eventualmente dejasen la escuela o, de continuar estudiando, no alcanzasen un buen rendimiento académico. La preocupación, dijo Hillyer en aquel momento, surgió porque "existe una correlación entre la participación de los padres en la educación de sus hijos y el éxito académico de esos estudiantes". Sin embargo, a un año de aquella evaluación y a dos de haberse implementado el programa, Hillyer sostuvo que las quejas comunitarias, los pocos resultados y la falta de cooperación por parte de organizaciones latinas llevarían a eliminar el programa de información en español, o por lo menos a reducirlo drásticamente. En un documento presentado la semana pasada por Hillyer ante el Consejo Asesor Latino de CSP, el superintendente expresó que "no le compete a las escuelas proveer información que sólo afecta a los inmigrantes" sino que "se debe proveer información con un impacto directo en todos los estudiantes". "La comunidad latina debe proveer información a la comunidad hispana, ya que eso no es responsabilidad del distrito escolar", agregó.

Descarga la aplicación

en google play en google play