Escúchenos en línea

Pequeño pueblo californiano deporta un indocumentado por día

LaVoz.com. Desde Costa Mesa. | 27 de Diciembre de 2007 a las 00:00
Cerca de 360 inmigrantes indocumentados fueron deportados en el 2007 desde que esta ciudad del condado de Orange se convirtió en la primera del Sur de California en tener un agente de inmigración de tiempo completo en su cárcel. Ha pasado un año desde que funcionarios de esta ciudad recibieron ayuda de agentes federales para revisar el estatus migratorio de los reos. Otras agencias de los condados de Los Ángeles, Anaheim y Fullerton también han agregado agentes migratorios a sus cárceles. "Estoy contento de ver que el gobierno federal está ayudándonos a hacer cumplir la ley. Estoy seguro de que las víctimas de delitos están contentas de que sujetos del mundo delictivo estén siendo retirados de nuestra comunidad", dijo el concejal Eric Bever. Las estadísticas de la agencia de Aplicación de Leyes de Inmigración y Aduanas muestran que 520 sospechosos detenidos en la cárcel de Costa Mesa fueron referidos a la agencia y que 360 de ellos fueron deportados. Casi 40% de los sospechosos fueron acusados de delitos graves, señalaron las autoridades. Pero la policía dijo que no están seguros si la política migratoria ha ayudado a reducir los delitos. Personas sancionadas por delitos menores pueden ser llevadas a la cárcel si no portan credenciales de identificación. Luego se revisa su estatus migratorio en la cárcel. Anteriormente, tales revisiones ocurrían esporádicamente o sólo después de que un reo era llevado a la cárcel del Condado de Orange. Las autoridades dijeron que los indocumentados representan el 10% de los reos en la cárcel de Costa Mesa. Algunos inmigrantes, incluyendo aquellos que viven legalmente en Estados Unidos, dicen que temen a la policía local y conocen a personas que se han mudado debido a las nuevas políticas. "Cuando expiró el contrato de mi renta, pensé que sería mejor irme de la ciudad, porque no quería arriesgarme a que algo pasara en Costa Mesa", dijo Linda Covarrubias, inmigrante indocumentada de México que se mudó recientemente a Huntington Beach. El Concejo se ha enfocado en frenar la inmigración ilegal desde el año pasado. Cerró el Centro Laboral de Costa Mesa, que ayudaba a inmigrantes a buscar trabajo a un costo de 100.000 dólares al año para el municipio, y eliminó el Comité de Relaciones Humanas, que existía desde hacía 18 años y trataba asuntos de discriminación, porque costaba 3.700 dólares al año.

Descarga la aplicación

en google play en google play