Escúchenos en línea

Los latinos buscan nuevas estrategias para frenar las redadas

Los Tiempos USA. Desde Washington. | 2 de Enero de 2008 a las 00:00
Diversas movilizaciones llegaron este 2007 a Washington DC pidiendo la reforma inmigratoria y cada vez más un “Alto a las redadas”, que se incrementaron de forma alarmante en todo el país tras el fracaso de la reforma de inmigración que no alcanzó a llegar y generó que los gobiernos locales presentaran más de mil regulaciones en contra de los indocumentados; las organizaciones que dejaron de organizar las marchas se enfocan ahora en estrategias para la participación en el proceso electoral 2008. En el desalentador panorama, aparecieron algunas luces de aliento. New Haven en Connecticut dio la nota cuando decidió otorgar un carné de identidad a todos sus habitantes aun a los indocumentados; en la misma línea de reconocimiento al aporte de los inmigrantes estuvieron la ciudad de Takoma, en Maryland, el Distrito de Columbia y el condado de Arlington, en Virginia. Pero en el estado de Virginia, la cara anti-inmigrante surgió con fuerza en Prince William, condado donde las marchas y movilizaciones en el edificio de gobierno convocó a miles de sus habitantes preocupados por las reglamentaciones que niegan varios servicios públicos a los indocumentados y atentan contra los inmigrantes, en particular los latinos, los más fáciles de detectar por su fisonomía o su acento. A nivel nacional, más de 60 municipios, condados y estados solicitaron ser parte del programa 287 (g) de la actual ley de inmigración nacional y que otorga facultades de inmigración a los oficiales de policía locales. En todo el país también las intensificadas redadas del ICE, generaron las marchas de niños, que llegaron en caravanas representando a más de cuatro millones de niños que nacieron en Estados Unidos y cuyos padres fueron deportados o están en proceso de serlo. Parte de los referentes de organizaciones pro inmigrantes sostienen que el fracaso de la reforma es responsabilidad de los legisladores de los dos partidos políticos: demócratas y republicanos. En tanto, para otro sector, la falta de unidad en los grupos pro inmigrantes que cabildearon para que el Congreso aprobara la reforma migratoria fue la determinante. Pero todos coinciden en la necesidad de enfocarse en estrategias para la participación electoral del 4 de noviembre del 2008. Es así que surgieron, las alianzas ahora con los medios de comunicación en particular de televisión latina, para incentivar a los inmigrantes que cuentan con los requisitos a nacionalizarse y participen en el proceso electoral. Actualmente, la comunidad latina cuenta con 44,3 millones personas, lo que supone el 14,8 por ciento de la población estadounidense, cantidad que no repercutió en las decisiones de los legisladores igual que las masivas marchas del 2006 que vieron su agonía en junio del 2007.

Descarga la aplicación

en google play en google play