Escúchenos en línea

Senadores reintroducen el Dream Act para favorecer a indocumentados sobresalientes

Jorge Cancino, Univision Online | 10 de Agosto de 2006 a las 00:00
Para Marie Nazareth González, que en 2004 fue nombrada por la Revista Latina como la Mujer del Año por atreverse a dar la cara para defender a miles de indocumentados sobresalientes, la esperanza asoma nuevamente en el horizonte. Un grupo bipartidista en el Senado de Estados Unidos reintrodujo una ley que, de ser aprobada, daría residencia a miles de jóvenes que tienen algo en común: destacan en el colegio. La iniciativa Development, Relief, and Education for Alien Minors (DREAM) Act of 2005 (S. 2075), presentada por primera vez en 2003, fue reintroducida nuevamente por los senadores Richard Durbin (demócrata de Illinois), Chuck Hagel (republicano de Nebrasca) y Richard Lugar (republicano de Indiana). El proyecto garantiza una visa para todo estudiante indocumentado que destaque académicamente, se gradúe de la secundaria y quiera continuar estudios universitarios. El Consejo de La Raza (NCLR), el grupo hispano más importante del país, dijo que la iniciativa de ley les permitirá "continuar los estudios superiores y alcanzar el sueño americano". González indicó que el Dream Act "lo hemos estado esperando durante mucho tiempo" y que tras ser presentado nuevamente en el Senado "seguiremos trabajando muy fuerte hasta tener algo permanente". En junio de 2004 González vivió la cruda realidad que padecen millones de inmigrantes en Estados Unidos: Una llamada anónima advirtió al servicio de inmigración que ella y sus padres se encontraban indocumentados. "Mi padre, Marvin, era el encargado de abrir el correo del gobernador del estado de Missouri, Bob Holden", dijo la inmigrante a Univision Online. Agregó que después de la llamada se hizo una investigación en la que no descubrieron nada, "pero en una segunda revisión averiguaron que nuestras visas estaban expiradas. Nos dijeron que éramos indocumentados y mi padre fue despedido del trabajo". Tras un largo proceso judicial los González perdieron parte de una costosa batalla. Los padres de la Mujer Latina 2004 fueron deportados "y yo me quedé por un año con autorización del departamento de Seguridad Nacional (DHS)", dijo Marie. Los González emigraron a Estados Unidos en 1990 "para darme un futuro", agregó. Un error cometido por un gestor de asuntos migratorios los hizo perder el estatus de permanencia legal sin que ellos se percataran del problema. El Dream Act fue presentado por primera vez a la Cámara Alta del Congreso en septiembre de 2003 por los senadores Orrin Hatch (republicano de Utah) y Richard Durbin (demócrata de Illinois). El proyecto recomienda otorgar una visa temporal de residencia a estudiantes sobresalientes, quienes una vez graduados podrán optar por la Tarjeta Verde o Green Card. El plan beneficiaría a unos 65 mil estudiantes cada año, pero exige que los favorecidos posean, entre otras características, buen carácter moral, demostrar buen comportamiento y no tener antecedentes criminales. Los estudiantes beneficiados, explica la iniciativa, ganarían la residencia sólo si obtienen un título universitario y si durante el paso por la universidad mantienen el mismo nivel de calificaciones obtenido durante la secundaria. La Raza dijo que, además de los senadores que reintrodujeron la iniciativa, otro grupo de parlamentarios copatrocinan el proyecto, siendo ellos los senadores Norm Coleman (republicano de Minnesota), Larry Craig (republicano de Idaho), Edward Kennedy (demócrata de Massachussets), Joseph Lieberman (demócrata de Connecticut) y John McCain (republicano de Arizona). "Ellos trabajan juntos para mejorar la vida de los inmigrantes que han llegado a Estados Unidos como niños, han echado raíces en nuestras comunidades y ahora están dispuestos y ávidos de contribuir a este país", precisó la NCLR. Janet Murgia, presidenta de La Raza, dijo que "el Dream Act libera el enorme potencial de miles de jóvenes estudiantes, al darles la libertad de soñar con un futuro de oportunidades concretos en cuanto a la educación, el empleo y su vida en general". "Este proyecto se trata de brindar a todo estudiante que se gradúa de escuela secundaria la oportunidad de ir a la universidad. NCLR está tenazmente comprometido a asegurarse de que este Congreso apruebe el 'DREAM ACT' antes de que otro curso de graduados de la escuela secundaria tenga que postergar la oportunidad de continuar los estudios", subrayó. Apoyo generalizado El Dream Act cuenta con el apoyo de decenas de grupos y organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes. Entre ellos destacan el Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN), el Foro Nacional de Inmigración (NFI), el Mexican American Legal Defense and Education Fund (MALDEF), The Coalition for Humane Immigrant Rights of Los Angeles (CHIRLA) y el National Immigration Law Center. "Los beneficios para Estados Unidos serán muchos si se aprueba esta ley, pero el bien humano que haríamos es incalculable. Es algo que beneficia a los niños. Un legislador sensato debería considerarlo", aseguró en Washington el abogado José Pertierra, un directivo de CARECEN y miembro de AILA. "Me sorprende la manera en cómo el proyecto ha sido tratado hasta ahora", agregó. Un estudio respaldado por varias organizaciones hispanas reveló en 2004 que cada año entre 50 y 65 mil estudiantes se gradúan de secundaria pero enfrentan limitaciones para completar su educación debido a que, originalmente, fueron traídos por sus padres sin estatus migratorio. "Algunos de estos niños son estudiantes de honor, ganadores de premios, líderes estudiantiles de su clase, o tienen los más altos grados en sus escuelas", dijo John Estrella, un directivo de AILA. González dijo que "el sacrificio que hemos hecho es muy grande" y aseguró que "seguirá luchando hasta que el Dream Act se convierta en Ley".

Descarga la aplicación

en google play en google play