Escúchenos en línea

«Texano del Año» prende polémica en Estados Unidos

Al Día. Desde Dallas. | 3 de Enero de 2008 a las 00:00
La decisión del consejo editorial de The Dallas Morning News de nombrar al "inmigrante indocumentado" como el Texano del Año 2007 ha generado múltiples reacciones en el ámbito local con ecos a nivel nacional. Activistas que luchan a favor y en contra de la inmigración indocumentada aseguraron que el debate migratorio difícilmente podría estar más polarizado de lo que ya está. Sin embargo, algunos creen que la decisión del matutino podría radicalizar aún más las posiciones en ambos bandos. Sue Richardson, una activista republicana de Irving sostiene que la inmigración indocumentada está teniendo efectos "tremendamente destructivos" en la economía y la cultura de Estados Unidos y aseguró que el periódico perdió la oportunidad de reconocer, como lo había hecho hasta ahora, a un verdadero texano por sus contribuciones al estado. "Simplemente no sé cómo se puede decir que quienes están fuera de la ley pudieron hacer alguna contribución a nuestro estado", dijo Richardson. "Creo que hay mucha gente en Texas y en Dallas que merecían más el reconocimiento". En su edición del 30 de diciembre, The Dallas Morning News nominó al inmigrante indocumentado como el Texano del Año. La nominación fue el resultado de un intenso debate y votación entre el cuerpo editorial del periódico en el que no hubo consenso, escribió el editorialista Rodger Jones el 29 de diciembre en la edición en internet del periódico bajo la sección "Preguntas al editor". El texto publicado por The Dallas Morning News presentó los más importantes argumentos a favor y en contra de la inmigración y sostiene que para bien o para mal, el inmigrante indocumentado fue el personaje del año en Texas. "Parece que no podemos vivir con él y su familia, y si podemos vivir sin él, nadie sabe cómo", indicó el artículo. "El ensayo manifiesta claramente que no estamos glorificando a la inmigración ilegal. Estamos haciendo notar que nadie más ha impactado tanto a Texas (y a todo el país) durante el año pasado como los inmigrantes indocumentados", escribió Keven Ann Willey, vicepresidenta del diario y responsable de la página editorial en un comentario publicado en el mismo rotativo. A nivel local, Richardson agregó que "mucha gente" en su entorno más cercano está molesta por la designación del diario, pero reconoció que el periódico tiene el derecho de realizar cualquier pronunciamiento, aunque éste "no contribuya en nada al entendimiento del fenómeno migratorio". "A estas alturas, la gente ya se colocó en uno o en otro lado del debate. The Dallas Morning News tiene una opinión y la expresó, y gente como yo y los que estamos en contra de la inmigración ilegal tenemos la nuestra y seguiremos expresándola", dijo Richardson. Angela Kelley, directora del Immigration Policy Center, con sede en Washington D.C., dijo que el objetivo de The Dallas Morning News era subrayar el importante impacto de la inmigración indocumentada en todos los aspectos de la vida social, cultural y económica de Texas y del resto del país. Pero también consideró que la nominación del diario podría tener el efecto de echar leña al fuego, más que ayudar a construir puentes de entendimiento entre las dos partes en el debate migratorio. "Por años, la figura del inmigrante ha sido menospreciada en este país. Intentar que la gente vea a la migración desde una óptica más amplia y comprensiva, como lo sugiere The Dallas Morning News, es generar opiniones que se acercan más a la realidad, aunque no sé si el método que utilizó el diario haya sido el más acertado por las reacciones que puede generar", dijo Kelley. Héctor Flores, ex presidente nacional de La Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (Lulac), se dijo sorprendido por la decisión del diario pero le pareció natural. "La migración y lo que pase con los inmigrantes es el asunto más importante que existe en este país en este momento, además de la guerra en Irak. Los inmigrantes son ya parte del paisaje de Texas y del país, esa es la realidad y eso es lo que quiso poner de manifiesto The Dallas Morning News", dijo Flores. Pero pese a ser la realidad, dijo Flores, la designación del Texano del Año 2007 podría enfadar a mucha gente que tratará de endurecer aún más sus posiciones en contra de la migración. "Se puede envenenar un poco más la olla de la opinión pública, sobre todo entre los grupos más extremistas". En un artículo en el que trató de dar respuesta a las críticas por la designación, el editorialista de The Dallas Morning News, Rodger Jones, escribió: este asunto (el de la inmigración indocumentada) no es una invención surgida de un cuarto repleto de periodistas. Está justo frente a nosotros, en todos lados". Rod Dreher, otro articulista y editorialista del periódico escribió en el espacio para comentarios de la página en internet del matutino una respuesta a los mensajes que criticaron la decisión del consejo editorial. Dreher se enfocó en una de las críticas más socorridas: "¿cómo nombrar Texano del Año a alguien que no es texano y está ilegalmente en este país?". "Para bien o para mal, los inmigrantes indocumentados son texanos de facto", escribió Dreher, tras indicar que cuando George Bush fue nominado Texano del Año era residente del distrito de Columbia y lo mismo sucedió con Karl Rover, quien no nació en Texas, sino en Denver, Colorado. "Podría alguien negar plausiblemente que él es un texano, aún cuando no nació aquí y no ha vivido aquí por años? ¡Por favor!".

Descarga la aplicación

en google play en google play