Escúchenos en línea

Dallas es cada vez más hispana

Agencia AP. Desde Richardson, Texas. | 10 de Agosto de 2006 a las 00:00
Un aroma cargado de azúcar sale de La Mejor Bakery hacia el centro comercial, donde hay salones de belleza, taquerías y supermercados. En su interior, se escucha música ranchera para los clientes que compran mantecadas, polvorones y alamares recién hechos. La panadería de Edgardo Zamora, en Dallas, es parte de una transformación que está haciendo a la ciudad y al condado muy diferentes de como eran descritos en la serie televisiva "Dallas". "Todos los que viven aquí son hispanos", dijo Zamora señalando hacia afuera de la panadería. Hasta julio del 2005, el condado de Dallas tenía 130,000 residentes blancos menos que en el 2000. En el mismo periodo, los residentes hispanos aumentaron en 175,000. "El proceso del cambio étnico está sucediendo en casi todo el país", señaló el demógrafo Steve Murdock. No obstante, "Dallas está adelantándose". El condado de Dallas tenía 1.1 millones de residentes blancos en 1990 y menos de un millón en el censo del 2000. Para julio del 2005, el condado tenía 867,730 anglosajones. Al mismo tiempo, la población hispana aumentó se dúplico entre 1990 y el 2000. Para comienzos de siglo, 662,729 hispanos vivían en el condado. Cinco años después, la población latina llegó a 838,205. "El rápido crecimiento está a todo vapor", aseguró Marcelo Gaete-Tapia, director de programas en el Fondo Educacional de la Asociación Nacional de Oficiales Latinos Electos y Nombrados. Es un cambio especialmente evidente en la ciudad de Dallas, donde más del 40 por ciento de los residentes son hispanos. Los latinos ocupan varios escaños en el concejo municipal y la Cámara estatal. Más de una docena de parroquias ofician misas en español y hay muchas iglesias hispanas en diferentes barrios. Una segunda situación que está ocurriendo en Dallas puede explicar parte del cambio demográfico, según algunos expertos. La mayoría de los anglosajones del área de Dallas están llegando a la edad de la jubilación. Al mismo tiempo, la mayoría de los hispanos jóvenes e inmigrantes se han estado estableciendo en Dallas y ciudades aledañas, explicó Gaete-Tapia. Parte del cambio demográfico también es influenciado por la vivienda disponible y asequible. En algunos casos, las familias blancas adineradas se marchan a condados de carácter residenciales donde encuentran mejores casas en distritos escolares de buena reputación, explica Murdock. "La mayoría (buscan) casas más grandes con patios. Esas no se encuentran en los centros de las ciudades". Es improbable que los patrones demográficos del condado de Dallas cambien, asegura Gaete-Tapia, pues los hispanos son la población más joven y probablemente formarán familias. "Si lo piensas, son el futuro de Dallas", dijo.

Descarga la aplicación

en google play en google play