Escúchenos en línea

Sindicatos y latinos de Nevada en la mira de los aspirantes

EFE. Desde Washington. | 9 de Enero de 2008 a las 00:00
El voto de los latinos y de los sindicatos podría ser clave en los "caucus" de Nevada el próximo 19 de enero, lo que ha obligado a los aspirantes presidenciales demócratas a ajustar su mensaje de campaña. Quedan 299 días para las elecciones generales del próximo 8 de noviembre y la promesa de un cambio y propuestas de corte populista han estimulado el interés de estos dos bloques electorales. En el tortuoso camino hacia la Casa Blanca, los sindicatos, que movilizan a las bases y realizan fuertes campañas de presión, y los votantes latinos, cuyo número aumenta en cada ciclo electoral, podrían definir la derrota o victoria de los candidatos en liza. Y en una reñida contienda, en la que los voluntarios van de casa en casa en busca de escurridizos votos, los candidatos demócratas no escatiman esfuerzos ni recursos para conquistar a ambos grupos. En Nevada, el 23,5 por ciento de la población es de origen latino y aunque muchos no pueden votar porque no son ciudadanos o no tienen mayoría de edad, los grupos cívicos realizan campañas de inscripción de votantes sin precedente. En ese estado, además, los sindicatos tienen un puesto protagónico en la política. El Sindicato de Trabajadores Culinarios, que con 60.000 miembros en hoteles, restaurantes, casinos y lavanderías, es el de mayor influencia política en Nevada, se decantó por el senador demócrata por Illinois Barack Obama. Mientras, el capítulo de Nevada del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU) anunció hoy que apoya a Obama, que ganó los "caucus" o asambleas de Iowa la semana pasada pero quedó en segundo lugar en Nuevo Hampshire pese a las predicciones de una racha imparable. "Ante la abrumadora participación en los caucus de Iowa y las primarias de Nuevo Hampshire, quedó claro que los estadounidenses están listos para un cambio. Creemos que Obama es el candidato que puede unir al país, y nos enorgullece apoyar su candidatura", dijo Shauna Hamel, vicepresidenta ejecutivo del capítulo local de SEIU. El sindicato representa a 1,9 millones de miembros en Norteamérica y, en el estado de Nevada, todos son trabajadores de salud y de servicio público. El SEIU, que tiene fuerte presencia hispana, decidió en octubre que permitiría que cada capítulo estatal apoyase por su cuenta a un candidato. Sin embargo, el apoyo de SEIU a Obama -de una terna que incluía a Hillary Clinton y John Edwards-, es importante si se toma en cuenta que, de todos los estados con primarias tempranas este año, el capítulo de Nevada es el que más miembros tiene, con un total de 17.500. El apoyo de un sindicato no obliga a ninguno de sus miembros a votar por el candidato preferido por la directiva, tal como quedó claro en Iowa, donde Clinton y el ex senador John Edwards tenían el apoyo de casi todos los sindicatos pero el ganador de los demócratas fue Obama. Sin embargo, el apoyo institucional de los sindicatos tiene un peso nada desdeñable. En las primarias de Nuevo Hampshire, en las que salieron victoriosos la senadora por Nueva York y el senador republicano John McCain, los miembros de sindicatos acudieron a las urnas en números récord y fueron un voto decisivo para ella. Según las encuestas a boca de urna, Clinton le debe su victoria en Nuevo Hampshire -39 por ciento sobre el 36 por ciento de Obama- a los miembros de sindicatos, que conformaron el 20 por ciento del voto demócrata. En ese estado, la ex primera dama de EE.UU. logró el apoyo de doce sindicatos afiliados con la federación sindical AFL-CIO. Edwards, que quedó en tercer lugar con el 17 por ciento de los votos, contó con el apoyo de los sindicatos de los mineros, transportistas y trabajadores de la industria acerera. La contienda de 2008 refleja la preocupación del electorado por el rumbo de EE.UU. y su entusiasmo por un candidato que inspire un cambio en la cultura política en Washington, según observadores. De aquí a las convenciones demócrata y republicana, el reto de los aspirantes presidenciales es recabar el mayor número de delegados posible para lograr la candidatura del partido. Entre los demócratas, se requieren al menos 2.025 delegados, de un total de 4.049 para lograr esa meta, y del lado republicano el número mágico es de 1.191, de un total de 2.380.

Descarga la aplicación

en google play en google play