Escúchenos en línea

Abogado latino busca romper círculo de abuso doméstico

EFE. Desde Orlando. | 9 de Enero de 2008 a las 00:00
Lo que se suponía era una reunión de trabajo se convirtió en una resolución de año nuevo para un abogado latino que, ante la violencia doméstica que sufren muchas mujeres, facilitará ayuda legal gratuita a las víctimas. Mientras hacía consultas de leyes familiares, el abogado David Díaz notó una necesidad en la comunidad y decidió hacer algo. "Existen muchas mujeres atrapadas en matrimonios violentos del que no pueden escapar porque no tienen los recursos para costear los gastos legales que les permita a ellas y a sus hijos zafarse del círculo de abuso en el que viven", dijo a Efe. Díaz, de 30 años, nacido y criado en Nueva Jersey, trabaja en la creación de una entidad no lucrativa a través de la cual ofrecerá ayuda legal a víctimas de violencia doméstica en el centro de Florida, donde reside. "Será una organización dirigida a erradicar el problema, en la que además de obtener las posibilidades de iniciar una nueva vida, lejos de la violencia de sus parejas, podrán contar con consejería y los recursos emocionales que ayudarán a estas víctimas a enfocar sus vidas después del trauma de la violencia doméstica", aseguró. Según el abogado, las víctimas de violencia interesadas en recibir asistencia legal a través de su organización, deberán como requisito, someterse a la consejería emocional que también ofrecerán. "A veces el temor y no saber adaptarse a una nueva vida, unido al efecto negativo financiero que pudiera representar una separación legal hace que algunas víctimas titubeen para enfrentar a sus agresores, cayendo de nuevo en el abuso, por lo que tendremos programas enfocados en seguir adelante después de la violencia", sostuvo. La violencia familia es una de las causas principales de desamparo, según un informe de la Alianza Nacional Latina para la Eliminación de la Violencia Doméstica, que indica que la mitad de las mujeres y niños que viven en las calles de EE.UU. se quedaron sin techo debido a este flagelo. Salirse del círculo de violencia doméstica, del que fueron víctimas 56.914 personas durante el primer semestre de 2007, de acuerdo con cifras del Reporte de Índice Criminal de las agencias policiales de la Florida, puede salir caro, y financieramente agobiante. "Absorber los costos legales asociados con la custodia y manutención de los menores así como lograr el pago de compensación mensual para ellas por parte de su pareja pueden ser procesos legales que pudieran llegar a costar miles de dólares", advierte Díaz, quien se especializa en derecho familiar. Para el joven abogado de origen puertorriqueño, su entidad no lucrativa es un proyecto ambicioso con el que planea beneficiar a las comunidades no solo del centro de Florida, sino también, en un futuro, a víctimas de violencia doméstica en Nueva Jersey y Nueva York, donde Díaz también está autorizado a ejercer el derecho. Aunque no hay estadísticas precisas sobre la violencia en las comunidades latinas, un reporte de la Encuesta Nacional Sobre Violencia Familiar indica "que en un estudio nacional, los índices más altos de maltrato conyugal se manifestaron entre puertorriqueños seguidos por mexicanos y luego cubanos". La doctora Deanna Washington, directora del Departamento de Salud para las Minorías del estado de Florida, afirmó el pasado octubre, mes nacional contra la violencia doméstica, que este flagelo es también un problema de salud pública debido a su relación con condiciones que pudieran ser fatales como la diabetes o las adicciones, además de los gastos directos asociados con la lesiones físicas y los traumas psicológicos que padecen las víctimas. "Es un círculo vicioso que hay que romper de raíz, y pienso que a través de nuestra fundación podremos poner nuestro granito de arena para sacar del mismo a cientos de familias que en estos momentos luchan por sobrevivir la violencia en sus casas", concluyó.

Descarga la aplicación

en google play en google play