Escúchenos en línea

Funcionario que acaba de eliminar "nación de inmigrantes" del lema, es hijo de inmigrante latina

Washington. Univision | 2 de Marzo de 2018 a las 14:02

Desde hace tan solo unos días, el lema de Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS, en inglés), ya no incluye la icónica expresión "nación de inmigrantes" para referirse a Estados Unidos. La decisión, que oculta así una frase sobre cómo nació el país, fue tomada por el nuevo director de la agencia, Lee Francis Cissna, un latino elegido por Donald Trump para estar al frente de la agencia que supervisa precisamente "el sistema de inmigración legal de la nación".

El cambio fue duramente criticado por asociaciones de defensa de los inmigrantes, que vieron en esta modificación la sombra de la política de mano dura con los inmigrantes de la nueva administración.

Hasta finales de febrero, el conocido lema de agencia era:

"USCIS asegura la promesa de Estados Unidos como una nación de inmigrantes al proveer información exacta y útil a nuestros clientes para otorgarles beneficio de ciudadanía e inmigración, promoviendo un conocimiento y entendimiento sobre la ciudadanía y, al mismo tiempo, asegurando la integridad de nuestro sistema de inmigración"

Tras la decisión de Cissna, quedó así, tal como se refleja ya en su página:

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos administra el sistema de inmigración legal de la nación, salvaguardando su integridad y promesa, al adjudicar de manera justa y eficiente peticiones de beneficios de inmigración mientras protege los estadounidenses, la seguridad de la nación y honrando nuestros valores.

El nuevo director explicó estas nuevas palabras en un correo a los trabajadores de la agencia afirmando que "creo que esta declaración simple y directa define claramente el papel de la agencia en el sistema legal de inmigración de nuestro país y el compromiso que tenemos con el pueblo estadounidense", según publicó The Intercept, el primer medio en informar sobre la decisión.

Cissna, quien fue finalmente aprobado por el Senado el 5 de octubre de 2017, es un abogado de inmigración que se desempeñó como director de políticas migratorias en el Departamento de Seguridad Nacional y se convirtió en un asesor de Trump durante su campaña electoral de 2016. Antes de llegar a la agencia, había sido durante tres años un funcionario del servicio exterior destinado a Suecia y Haití.

El hecho de haberse granjeado "una reputación de ser un duro" en el tema migratorio, como lo definió un abogado a Bloomberg, seguramente ayudaron a que Trump lo eligiera para ponerlo al frente de una agencia que juega un rol fundamental en la regulación de la inmigración, un mundo que conoce por su carrera profesional, pero también por propia experiencia.

Una familia de inmigrantes

Él mismo lo reconoció en mayo de 2017 durante su presentación ante el comité judicial de la cámara alta e hizo gala de su origen como uno de sus principales activos para hacerse con el cargo en la agencia. Cisnna nació en 1966, en Silver Spring, Maryland. hijo de una inmigrante latina. Su madre es originaria de Perú, quien emigró hace más de 50 años, y él creció hablando español, un idioma que es el que utiliza en su casa con sus hijos, llamados Matilde y Roberto.

"La experiencia de los inmigrantes siempre ha sido una parte fundamental de mi vida familiar, y yo estaría orgulloso de llevar esa herencia conmigo si me confirman que soy el director de USCIS", recalcó Cissna en el Senado. Más llamativa fue su confesión de que sus hijos, presentes en ese momento, estarían sorprendidos de escucharlo hablar en inglés.

Pero esa no es su única relación familiar con personas que no han nacido en Estados Unidos. Su esposa, Tiffany, es también hija de una inmigrante del Medio Oriente que llegó al país cuando era menor. "Mis hijos están creciendo así con una abuela hispanohablante y una abuela de habla árabe. Nuestra familia es literalmente un producto del sistema legal de inmigración de nuestra nación", se enorgulleció ante los senadores, antes de sostener que " estas experiencias indudablemente iluminarán todo lo que haga como director de USCIS".

"Una creencia firme"

Pese a todo ello, no dudó en eliminar el "nación de inmigrantes" de lema de la agencia. ¿Significa que este cambio de palabras USCIS renuncia a honrar el aporte que la inmigración tuvo y tiene en la historia del país? La agencia no lo cree. "Estados Unidos es, de manera incontestable, una nación de inmigrantes, y ese principio continúa siendo una creencia firme de la agencia", explicó Joanne F. Talbot, portavoz de USCIS a Univision Noticias.

Ahora bien, Talbot defendió la medida ya que "la declaración de la misión de USCIS no pretendía capturar todos los principios subyacentes que son fundamentales para la agencia, sino más bien ser como una guía operativa que expresa el trabajo real que hace la agencia y a quién servimos".

Del mismo modo, desvinculó a la Casa Blanca sobre el nuevo lema. La portavoz negó que la administración de Trump pidiera eliminar las ya tres famosas palabras.

La nueva declaración de la misión de la agencia fue desarrollada y lanzada en la agencia por el director de USCIS, Cissna, durante una reunión con trabajadores "y refleja los principios rectores del director para la agencia", agregó Talbot.

Aplausos para el cambio

Pero el nuevo lema no solo levantó críticas. Algunos grupos antiimigrantes o que abogan por una mayor restricción de la inmigración vieron con buenos ojos las nuevas palabras.

"NumbersUSA aplaude a USCIS por la declaración de una misión con metas y objetivos claros, al tiempo que refuerza la necesidad de proteger a los estadounidenses, asegurar la patria y honrar nuestros valores. Todas las agencias del gobierno deben recordar que sirven a los estadounidenses y a los intereses estadounidenses en primer lugar. Es muy positivo ver a USCIS haciendo exactamente eso", recalcó esta organización, que promueve un descenso de la inmigración tanto legal como ilegal, en un comunicado enviado al diario The Washington Post.

La llegada de Trump a la Casa Blanca supuso un cambio en la política migratoria impulsada por la anterior administración. De hecho, el nuevo inquilino del Despacho Oval se montó durante la campaña presidencial en un discurso antiimigrante que lanzó fuertemente su popularidad, especialmente entre el voto blanco conservador.

Desde el púlpito de sus mítines, prometió el famoso muro con México y relacionó de manera continuada a los inmigrantes con la delincuencia y las drogas. Ya en la Casa Blanca, ha impulsado medidas destinadas a restringir los derechos de los indocumentados y, entre otras medidas, canceló el programa DACA, dejando al borde de la deportación a 800,000 jóvenes dreamers que llegaron indocumentados a Estados Unidos cuando eran menores. Además, quiere acabar con programas como los de la reunificación familiar (que él denomina de manera peyorativa "inmigración en cadena") o eliminar la lotería de visas.


Descarga la aplicación

en google play en google play