Escúchenos en línea

Albergues católicos, vital ayuda a emigrantes camino a EEUU

Reuters. Desde Nuevo Laredo. | 11 de Enero de 2008 a las 00:00
En este refugio mexicano operado por católicos, justo frente a la frontera de Laredo, Texas, docenas de emigrantes latinoamericanos agradecen y devoran un almuerzo de salchichas, arroz y frijoles, antes de intentar cruzar el Río Bravo para entrar a Estados Unidos. Los emigrantes a menudo se detienen a recargar sus baterías para continuar su largo viaje al norte en una red de refugios similares operada por la Iglesia Católica, aprobada por el Vaticano a pesar de los crecientes esfuerzos de Estados Unidos por frenar la inmigración ilegal. "La migración es un derecho humano, y los emigrantes son algunas de las personas más vulnerables del mundo. Es obligación de la Iglesia ayudarlos," dijo el padre Francisco Pellizzari, un misionero italo-argentino quien dirige el albergue Nazareth en Nuevo Laredo, México. El refugio recibió una bendición papal en un certificado del Vaticano que reluce en uno de sus muros. Muchas iglesias católicas en Estados Unidos dan la bienvenida a los latinos, instalan cocinas en las que les ofrecen sopa, y apoyan a las familias afectadas por las redadas de deportación. "Es tiempo de un poco de compasión en el debate de la inmigración," dijo la hermana Christine Feagan, quien ayuda a latinos en la iglesia de St. Mary en Iowa. Pero en un año electoral en Estados Unidos, con el tema de la inmigración ilegal como uno de los más apasionados, algunos candidatos tienen un duro mensaje para los visitantes ilegales. Entre los candidatos republicanos de postura dura en el tema de inmigración, uno de los más directos es Mike Huckabee, un predicador bautista con un fuerte respaldo de los evangélicos. Muchos religiosos conservadores de Estados Unidos toman una postura marcadamente contrastante con la de la Iglesia Católica en el asunto de la inmigración. Algunos están enojados porque la Iglesia Católica ayuda a personas que violan la ley, y otros la acusan de apoyar la inmigración ilegal para recuperar el terreno que ha perdido ante los evangélicos o el ateísmo en Latinoamérica. "La Iglesia Católica Romana está ayudando y encubriendo la invasión criminal de Estados Unidos desde México," escribió Ralph Ovadal, pastor de la Iglesia Pilgrims Covenant en Wisconsin, en un folleto vendido a través de su sitio de internet. Sin los albergues en México, la mayoría de los emigrantes tendrían que mendigar, dormir en las calles, en el desierto o en las orillas del Río Bravo antes de intentar cruzar la frontera. "Estoy muy agradecido por este refugio, pero incluso sin él trataría de cruzar," dijo el recolector de café guatemalteco Raúl Mintis, de 19 años, mientras miraba un mapa de Estados Unidos en el albergue de Nuevo Laredo. La iglesia rechaza hacer algún mal y dice que actúa para llenar el vacío que existe por la falta de una política inmigratoria en Estados Unidos y el fracaso de los países latinoamericanos para crear empleos para su gente. "Mientras los gobiernos de Estados Unidos y Latinoamérica fallen en proveer políticas que funciones, la iglesia hará todo lo que pueda para ayudar al emigrante," dijo Rafael Romo, arzobispo de la fronteriza ciudad mexicana de Tijuana. "No podemos permitir que estas personas sean tratadas como animales," agregó.

Descarga la aplicación

en google play en google play