Escúchenos en línea

Latinos víctimas de choque múltiple demanda a la Florida

EFE. Desde Lakeland. | 12 de Enero de 2008 a las 00:00
Una familia latina del centro de Florida exige respuestas a las autoridades estatales, a quienes consideran demandar legalmente, por el choque en cadena ocurrido el miércoles y en el que ocho de sus miembros resultados heridos, uno de ellos de gravedad. Francisco Gómez, en compañía de su padre Marcos, su hermano Marcos Junior y numerosos primos y sobrinos, dijo en una conferencia de prensa que "alguien debe ser responsable", refiriéndose al accidente en el que tanto él como sus familiares salieron vivos de "puro milagro". Gómez, quien teme que su hermano Adrián, de 32 años y quien se encuentra en condiciones críticas, conectado a un respirador artificial, no sobreviva el choque, demandó respuestas inmediatas de parte del Departamento de Patrullas de Carreteras de Florida (FHP) y a la Comisión de Vida Salvaje, a quienes considera responsables, en parte, del accidente. William McBride, abogado de la familia dijo en la misma conferencia, realizada frente al Centro Médico Regional de Lakeland, donde está internado Adrián Gómez, que aunque piensan demandar, "al estado o al condado, aún no sabemos", esperarán hasta que concluyan las investigaciones oficiales. "No queremos hacer una demanda superficial", afirmó McBride. El accidente, ocurrido el pasado miércoles en un tramo de la Carretera Interestatal 4, comprendido entre las ciudades Haines y Polk, en el condado Polk, habría sido causado por el humo denso proveniente de un incendio forestal autorizado por la Comisión de Vida Salvaje y que se le fue de las manos a la División de Bosques, encargado de provocar y controlar el siniestro. También influyeron en la colisión múltiple las pésimas condiciones meteorológicas en el área, donde se registró una persistente y densa neblina que impidió la visibilidad de los conductores. Ambos factores, argumentan los Gómez, debieron ser tomados en cuenta para cerrar la carretera a los conductores que en la madrugada del miércoles condujeron bajo el humo y la neblina. "Desde que llegamos a la carretera todo era humo, mucho humo, humo", dijo Francisco Gómez, mientras sostenía entre sus manos una fotografía de su hermano Adrián, en la cama del hospital. "La neblina no era tanta, y la hubiéramos visto, pero todo era humo, humo y no se veía nada, y de repente sentimos el golpe duro", añadió. La familia Gómez, que se dedica a la construcción, se dirigía en sus dos camionetas hacia su trabajo en Kissimmee, cuando sus vehículos quedaron atrapados entre otros vehículos, incluido un camión de remolque. De acuerdo con un informe preliminar del FHP, la colisión consistió en dos grandes choques en cadena y otros ocho accidentes separados que dejaron un saldo de cuatro muertos y 38 personas heridas, cinco de ellas de gravedad. La Oficina del Médico Forense aún continúa trabajando en la identificación de los cuerpos quemados, según dijeron a Efe fuentes de la Oficina Forense del Distrito Diez, en Bartow, donde se efectúan las pesquisas médicas. El Departamento de Patrullas de Carreteras de la Florida y la Comisión de Vida Salvaje trabajan en la investigación del accidente y dijeron que no darán a conocer detalles hasta tanto puedan rendir un informe completo y detallado del accidente, considerado el peor ocurrido en el centro de Florida.

Descarga la aplicación

en google play en google play