Alertan que propuesta migratoria apoyada por Trump ataca valores EEUU

Washington. Agencia EFE | 13 de Marzo de 2018 a las 15:45

Varios grupos pro derechos civiles alertaron este martes de que la propuesta migratoria impulsada por el legislador republicano Bob Goodlatte y que cuenta con el apoyo del presidente, Donald Trump, "ataca a los valores estadounidenses" al poner fin al sistema de reunificación familiar.

"El proyecto de Goodlatte iría en contra de nuestros valores al degradar el valor de las familias unificadas, ya que eliminaría la capacidad de los ciudadanos inmigrantes de patrocinar los visados a sus padres, hijos adultos y hermanos", criticó hoy en una conferencia telefónica Clarissa Martinez, vicepresidenta de UnidosUS, organización que aboga por los derechos de los latinos.

La iniciativa busca acabar con lo que los defensores de restringir la inmigración legal a EEUU han bautizado como "migración en cadena", es decir, un sistema que permite a ciudadanos estadounidenses y a los que tienen permisos de residencia ("green cards") facilitar la entrada al país de sus familiares.

"Los inmigrantes deben ser tratados con respeto: acogemos con agrado el debate nacional sobre inmigración, pero no podemos respaldar ninguna propuesta que rompa a las familias y criminalice los trabajadores indocumentados", apuntó, por su parte, Galen Carey, vicepresidente de la Asociación Nacional de Evangélicos.

Los activistas aumentaron en los últimos días la presión sobre esta propuesta porque cumple con los "cuatro pilares" fijados en enero por Trump y temen que reciba el apoyo necesario del Congreso para ser aprobada.

Además de acabar con el sistema de reunificación familiar, la medida aborda el futuro de los 690.000 jóvenes que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños, conocidos como "soñadores", y que se beneficiaron del plan DACA, promulgado en 2012 por el entonces presidente Barack Obama y suspendido el septiembre pasado por Trump.

En concreto, propone que los "soñadores" puedan acceder a un permiso migratorio que les permita residir legalmente en EEUU sin ser deportados durante 3 años y con la posibilidad de renovar esa autorización indefinidamente, una propuesta parecida a lo que ya hacía DACA.

Para Andrea Senteno, abogada del Fondo Mexicano Americano para la Defensa Legal y Educación (MALDEF), esta cláusula representa una "trampa" para estos jóvenes indocumentados, que dijo deben tener una protección "permanente" y optar a una vía de acceso a la ciudadanía.