Escúchenos en línea

Temen suba odio antiinmigrante tras arresto de violador

EFE. Desde Phoenix. | 14 de Enero de 2008 a las 00:00
La comunidad latina de Chandler (Arizona) ha expresado su preocupación por el aumento del sentimiento anti-inmigrante tras la detención de un presunto violador de menores que fue deportado varias veces a México. El sábado pasado, la policía de Chandler informó del arresto de Santana Batiz Aceves, un inmigrante mexicano de 39 años, acusado de de ser el violador en serie que ha aterrorizado esta ciudad por dos años. "Estamos convencidos de que este sospechoso es responsable de múltiples asaltos sexuales que se han cometido en nuestra comunidad", dijo el jefe policial Sherry Kiyler. Kiyler indicó que existen pruebas de ADN que relacionan al detenido con al menos tres de las violaciones. "Este tipo de situaciones solamente vienen a agravar la situación para la comunidad inmigrante, especialmente si hablamos de una persona que había sido deportada en dos ocasiones y ahora es arrestada por un delito tan grave", dijo este lunes a Efe, Elías Bermúdez, director y fundador de la organización Inmigrantes Sin Fronteras. Las autoridades informaron que Batiz Aceves se encuentra de manera ilegal en el país y que había sido deportado dos veces por cargos relacionados con el tráfico de drogas. El estatus migratorio del detenido al que previamente solamente se le conocía como "el violador de Chandler" ha sido tema principal de varios programas de radio locales que se oponen a la inmigración ilegal. "Como siempre vamos a pagar justos por pecadores", señaló Bermúdez. "Que un inmigrante indocumentado sea relacionado con este caso, le da combustible a los grupos anti-inmigrantes para que continúen atacándonos". El activista dijo temer que este caso sea usado como ejemplo para justificar una mayor cooperación entre agencias del orden local y estatal con Inmigración. "Estos casos sólo crean mala fama a la comunidad inmigrante y desafortunadamente son utilizados para continuar criminalizando a los indocumentados", enfatizó. Actualmente un comité independiente en la ciudad de Phoenix analiza una posible reforma a una política interna del departamento de policía de esa ciudad que les permita contactar a las autoridades federales incluso durante detenciones menores de tráfico. Otras agencias del orden en Arizona, como la oficina del Alguacil del condado Maricopa, y el Departamento de Seguridad Pública firmaron el año pasado acuerdos con el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), para que algunos de sus agentes puedan tener funciones migratorias. El alguacil de Maricopa es también la única autoridad en Arizona que detiene inmigrantes indocumentados bajo la ley estatal anti-coyote, que permite presentar cargos en contra de indocumentados que pagan los servicios de traficantes. "Cuando un indocumentado es acusado de cometer un crimen, todos los inmigrantes nos convertimos en sospechosos ante las autoridades", sostuvo Bermúdez. El pasado mes de septiembre, Erik Jovani Martínez, de 22 años, disparó y mató a un policía de la ciudad de Phoenix. El joven, quien murió a manos de las autoridades, se encontraba de manera ilegal en los Estados Unidos y había sido previamente deportado. "Es una tristeza que haya sido un indocumentado el hombre que había sido buscado por tanto tiempo", dijo Marisela Ruedas, residente de la ciudad de Chandler. Batiz Aceves enfrenta 25 cargos, entre ellos por la violación de un menor de edad, robo y secuestro.

Descarga la aplicación

en google play en google play