Escúchenos en línea

Napolitano pide reformar pena por emplear indocumentados

EFE. Desde Phoenix. | 15 de Enero de 2008 a las 00:00
La gobernadora de Arizona, Janet Napolitano, pidió este martes al Legislativo estatal que reforme la ley que penaliza a los negocios que contraten inmigrantes indocumentados a sabiendas y que entró en vigor el pasado 1 de enero. "Les pido agregar a la ley una clara definición de lo que significa una queja para que las agencias estatales no tengan que gastar sus recursos en denuncias anónimas", dijo Napolitano durante su sexto informe de gobierno. "Se debe aclarar también que la contratación equivocada de una persona en un establecimiento no debe afectar las operaciones de toda una cadena de negocios y dejar sin empleo a arizonenses que tienen todo el derecho a trabajar", agregó la mandataria demócrata. La ley 2779, que fue firmada por Napolitano en julio pasado, obliga a los dueños de negocios a verificar el estatus migratorio de sus trabajadores en una base de datos del Gobierno federal. La misma establece la suspensión hasta por 10 días de la licencia de operaciones de un negocio que se compruebe haya contratado indocumentados con consentimiento. En caso de reincidir el negocio podría perder su permiso permanentemente. Frente a los miembros del Legislativo estatal, bajo control republicano, Napolitano indicó que no se otorgaron suficientes fondos para que las condados puedan aplicar las nuevas sanciones, por lo que sugirió que parte del dinero decomisado a bandas delictivas en Arizona sea destinado a este propósito. "También se debe especificar que esta ley no puede utilizarse para discriminar", enfatizó la gobernadora. Advirtió que Arizona continuará aplicando la ley de sanciones contra empleadores hasta que el Gobierno federal apruebe una reforma migratoria integral. "En los Estados Unidos es ilegal contratar a un inmigrante indocumentado desde 1986. El Congreso dejó a los estados la opción de establecer sanciones a la licencias de operación", señaló. Napolitano sostuvo que el siguiente paso en la lucha contra la inmigración ilegal es acabar con las llamadas "casas de seguridad", donde traficantes retienen a los indocumentados hasta llevarlos a su destino final o hasta que reciban el pago por sus servicios. Este problema afecta principalmente la ciudad de Phoenix, ya que de acuerdo con las autoridades, en los últimos 12 meses se han encontrado más de 3.000 indocumentados en estos lugares. Frecuentemente son los mismos inmigrantes quienes al escapar de sus captores piden ayuda a las agencias del orden para liberar al resto de sus compañeros. La gobernadora pidió también al Legislativo apoyar la propuesta de licencia "3 en 1", que funcionaría como un pasaporte para las personas que cruzan hacia México y Canadá, como licencia de conducir y como documento de identidad válido que compruebe estatus migratorio y elegibilidad para trabajar en EE.UU. del portador.

Descarga la aplicación

en google play en google play