Escúchenos en línea

Indocumentados de Utah obtienen seguros para autos

EFE. Desde Denver. | 25 de Enero de 2008 a las 00:00
Tres de cada cuatro inmigrantes de Utah que, por carecer de la documentación adecuada disponen de las "tarjetas de privilegio de conducir" y no las tradicionales licencias, han obtenido también seguros para sus automóviles, según un informe difundido este viernes. El informe del Auditor General de la Legislatura de Utah indica que de las casi 35,000 personas sin número de seguro social a quienes el gobierno estatal otorgó las tarjetas de privilegio de conducir, un 76 por ciento tiene sus vehículos asegurados, que era la razón principal para emitir esas tarjetas. La efectividad de las tarjetas de privilegio se demuestra cuando se compara la situación de quienes conducen estas tarjetas con la de los conductores con licencias tradicionales, entre los que un 82 por ciento tiene seguros. En 2005, la legislatura estatal de Utah aprobó la emisión de las tarjetas por razones de seguridad, ya que si una persona indocumentada va a conducir un vehículo debe pasar por un examen de manejo y obtener el seguro adecuado. Según Tony Yapias, director del Proyecto Latino de Utah, "el nuevo informe claramente indica que la ley de las tarjetas de privilegio de conducir está logrando los resultados esperados, y que, además, las personas indocumentadas están haciendo lo posible para cumplir con las normas vigentes". Para Yapias, "sería un error derogar esta ley, ya que los residentes de Utah ahora saben que quienes conducen por las calles también cumplen con la ley". Yapias se refería a una iniciativa del representante Glenn Donnelson, republicano de North Ogden, para cancelar todas las "tarjetas de privilegio de conducir" y prohibir su aceptación como formas válidas de identificación. Según Donnelson, la derogación es necesaria porque las tarjetas "atraen a Utah a indocumentados de otros estados". Pero, según el informe del auditor, el otorgamiento de las tarjetas, al exigir que el solicitante demuestre que tiene domicilio establecido en Utah, ha tenido el efecto contrario al que temía Donnelson. "Creemos que existen pruebas de que las tarjetas de privilegio de conducir desaniman a aquellos que antes usaban a Utah como un portal para obtener documentos de identidad", dice el informe. La disminución en la llegada de inmigrantes de otros estados a Utah para pedir las tarjetas de privilegio de conducir se debe a una disposición vigente desde el 2006 que impide otorgar más de cinco de estos documentos a personas que tengan el mismo domicilio. La medida se tomó al descubrirse que en 2005 cinco direcciones de Salt Lake City se usaron para pedir 235 tarjetas de privilegio de conducir, incluyendo 65 solicitudes que usaron el domicilio de un solo apartamento.

Descarga la aplicación

en google play en google play