Escúchenos en línea

Rescatan en desierto Arizona a niña migrante mexicana

El Diario. Desde Ciudad Juárez. | 26 de Enero de 2008 a las 00:00
Una niña mexicana de cinco años de edad fue abandonada por un “pollero” en un terreno montañoso de Arizona, a casi 13 kilómetros de la frontera, pero fue rescatada con vida horas después a pesar de que pasó una noche a la intemperie con temperaturas de hasta menos seis grados centígrados. Candy Gabriela Barranco González, quien estuvo perdida desde el jueves hasta la mañana de este viernes, será entregada a las autoridades del Desarrollo Integral de la Familia (DIF) en Agua Prieta, Sonora, por autoridades consulares de México. Su madre, Mercedes Barranco González, de 25 años, fue localizada en Ciudad Juárez, pero se esperaba que viajara a esa frontera para recuperarla, indican reportes de agencias de noticias. La familia procede de Naucalpan, en el Estado de México, pero se trasladó a la frontera para cruzar hacia los Estados Unidos. Los antecedentes del viacrucis que sufrió la menor indican que el jueves ella viajaba en compañía de su padrastro, de 25 años de edad cuya identidad no fue proporcionada, y de un grupo de migrantes que era guiado por un traficante de personas para cruzar el límite entre Sonora y Arizona. Sin embargo, durante la travesía el acompañante de la niña se cansó, por lo que fue dejado atrás por el contingente, pero la niña continuó el trayecto. Agentes de la Patrulla Fronteriza ubicaron a los inmigrantes en el cañón Miller y comenzaron a capturarlos, pero el “pollero” logró evadirse llevándose a Candy Gabriela, a la que abandonó después a su suerte, según declaraciones del personal del Consulado de México en Douglas, Arizona, sede que se hizo cargo del caso. Poco después, el padrastro de la niña también fue detenido y le informó a las autoridades que la menor estaba con el traficante. Una vez que se determinó la identidad de la niña, los oficiales se comunicaron con su abuela que vive en California para establecer si sabía el paradero de su familiar, pero dijo ignorarlo. Luego, indican los despachos de prensa, se organizó un operativo para localizarla en el que participaron dos helicópteros, agentes de la Patrulla Fronteriza y del Condado de Cochise, además de equipos de búsqueda y rescate de localidades circunvecinas. La mañana del viernes un grupo de patrulleros fronterizos, que había trabajado toda la noche, ubicó a la niña en un área arbolada del cañón Miller, la que tiene una elevación de 2 mil 133 metros sobre el nivel del mar y que se encuentra al sur de Sierra Vista, Arizona. Los rescatistas la escucharon llorar y pudieron localizarla para ponerla a salvo. No se reportó la captura del traficante de personas que la abandonó. Candy Gabriela vestía un abrigo, un gorro y tenía puestas unas botas para la nieve, pero tuvo que soportar temperaturas de unos 20 grados Fahrenheit (seis grados Centígrados bajo cero), según los datos periodísticos. La menor fue trasladada a un hospital de Sierra Vista para asegurarse de que no había sufrido daños debido a las inclementes condiciones climáticas que sufrió. Se esperaba que la menor fuera puesta a disposición del DIF de Agua Prieta, Sonora, hasta donde viajará su madre para recogerla, ya que su padrastro no tiene la custodia legal de la menor, establecen los reportes informativos. Vilma Jáquez, vocera del DIF en Ciudad Juárez, explicó que las instituciones ubicadas en la frontera con los Estados Unidos se hacen cargo de los menores de edad repatriados y de verificar que su estado sea satisfactorio. Incluso antes de regresárselos a sus parientes revisan que estos tengan las condiciones adecuadas para hacerse cargo de su custodia y de darle seguimiento en el lugar a donde vayan a residir, trámite que se logra a través de oficios. Si la madre y la niña regresan a Ciudad Juárez, la instancia local deberá ser notificada de la situación por sus similares de Agua Prieta para que le den seguimiento a la vigilancia sobre el estado de la menor, dijo.

Descarga la aplicación

en google play en google play