Conflictos, migración y clima incrementan trabajo infantil en agricultura

Roma. Agencia PL | 12 de Junio de 2018 a las 08:20

Conflictos, migración forzada y desastres provocados por el clima elevaron en los últimos años las labores de niños en la agricultura, advirtió este martes la FAO en el Día Mundial contra el Trabajo Infantil.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura alertó que esa tendencia 'amenaza el bienestar de millones de niños' y además 'socava los esfuerzos para acabar con el hambre y la pobreza en el mundo'.

Tras una década de descenso, el número de menores que trabajan en la agricultura pasó de 98 millones en el 2012 a 108 millones hoy, obligados a labores por un sustento y el apoyo familias, apuntó la FAO en un comunicado difundido aquí.

A menudo, señaló, los infantes están expuestos a múltiples amenazas por el uso de plaguicidas, condiciones inadecuadas de saneamiento, temperaturas elevadas y fatigas ante trabajos físicos durante largo tiempo que superan sus capacidades.

Mencionó, además, que los esfuerzos para cambiar ese orden de cosas enfrentan retos persistentes debido a la pobreza rural, la concentración de ese tipo de labor en la economía informal, junto al trabajo familiar no remunerado.

El trabajo infantil en la agricultura es un problema mundial, denunció el organismo especializado de ONU, y sostuvo que ello 'perjudica a los niños, daña al sector agrícola y perpetua la pobreza rural'.

Argumentó que cuando los infantes están obligados a trabajar muchas horas, sus opciones de asistir a la escuela y desarrollar habilidades se ven limitadas e interfiere sus capacidad de acceder a oportunidades de empleo decentes y productivos en un futuro.

La FAO insistió en la importancia de abordar este tema en las políticas agrícolas nacionales y a nivel familiar, de lo contrario 'se agravará aún más la pobreza y el hambre en las zonas rurales'.

Necesitamos, reclamó, 'romper ese círculo vicioso si queremos avanzar hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible, tal como establece la agenda de ONU para el 2010. 'El Hambre cero no es posible sin trabajo infantil cero', sentenció.