Escúchenos en línea

Activista indocumentada se refugia en iglesia ante deportación

EFE. Desde Chicago. | 28 de Enero de 2008 a las 00:00
La activista indocumentada mexicana Flor Crisóstomo decidió este lunes desafiar una orden de deportación de EE.UU. y se refugió en la misma iglesia que albergó durante un año a Elvira Arellano, en el noroeste de Chicago. Crisóstomo, de 28 años y madre soltera de tres hijos que permanecen en México, debía presentarse este lunes ante las autoridades de inmigración con una maleta liviana, lista para ser deportada. Sin embargo, en su lugar concurrió su abogado con una carta en la que se indica la decisión de Crisóstomo de permanecer ilegalmente en Estados Unidos, en un acto calificado de "desobediencia civil". "No lo hago para desafiar ninguna ley, sino para continuar con la lucha", dijo Crisóstomo sumida en llanto. "Sé que no tengo nada que ganar, no tengo hijos ciudadanos y es seguro que me van a deportar", agregó en una conferencia de prensa. Arellano participó telefónicamente en la rueda de prensa desde México, e instó a Crisóstomo a "no dar un paso atrás". La vocero del ICE en Chicago, Gail Montenegro, lamentó en un comunicado que Crisóstomo haya escogido continuar violando las leyes de inmigración y advirtió que si hasta esta noche "no cumple con la orden del juez de inmigración, se convertirá en fugitiva". Agregó que el ICE tiene prioridades en sus acciones, y "la señora Crisóstomo será detenida en el momento y lugar apropiados, según la seguridad de todos los involucrados". Al frente de una campaña denominada "América abre tus ojos", Crisóstomo quiere difundir su mensaje contrario al Tratado de Libre Comercio de Norteamérica, que, a su juicio, es el principal responsable de la inmigración ilegal. Crisóstomo indicó que su trabajo ilegal en EE.UU. le permitía enviar 300 dólares semanales a sus hijos en México. Para reunir ese dinero piensa hacer artesanías para vender, y cuenta además con el apoyo económico de quienes le dan refugio. "Ella tiene un mensaje", declaró el pastor Walter Coleman de la Iglesia Metodista Unida Adalberto, del barrio Humboldt Park, que concedió "santuario" a Crisóstomo. "Ella quiere que América vea que lo que hacen no funciona, que 12 millones de personas no se irán porque tienen familias en este país, y que cada vez se esconderán más y más en las sombras", añadió. Emma Lozano, del Centro Sin Fronteras, aseguró que otros inmigrantes indocumentados podrían unirse en el futuro a Crisóstomo. Mientras el comisionado Roberto Maldonado de la junta que gobierna el Condado de Cook, donde se asienta Chicago, llamó a "detener la persecución de los latinos que hace este Gobierno". Maldonado, que es oriundo de Puerto Rico, calificó de "injusto" al TLC con México, "porque solamente se aplica al comercio y no cumple con el libre tránsito de personas". Crisóstomo es originaria de Oaxaca, México, pero sus hijos de 9, 11 y 14 años viven en Guerrero con la abuela materna. Según lo informado, entró a EE.UU. por la frontera con Arizona en el tercer intento en 2000, estuvo brevemente en California y en 2001 llegó a Chicago. Aquí fue detenida el 19 de abril de 2006 en una redada de ICE contra la empresa IFCO Systems donde trabajaba con identidad falsa y cayeron, además, otros 26 indocumentados. A pesar de su caso pendiente, Crisóstomo se unió al activismo de Arellano en contra de la deportación de padres con hijos ciudadanos, organizó marchas y ayunó, mientras su caso era presentado como un ejemplo de la necesidad de una reforma migratoria integral. Tras varias extensiones, un juez determinó que debía abandonar el país el 28 de enero de 2008. Elvira Arellano y su hijo ciudadano Saúl estuvieron refugiados en la iglesia Adalberto durante un año, hasta el 16 de agosto de 2007.

Descarga la aplicación

en google play en google play