Escúchenos en línea

Inmigrante boliviana hace memorias de pueblo por nostalgia

EFE. Desde Perth Ambos. | 4 de Febrero de 2008 a las 00:00
Angélica Jemio de Torrico, inmigrante boliviana de 79 años, encontró en la literatura la forma de conjurar la nostalgia por su tierra y contar las historias de su pueblo. "Como tantos y tantos inmigrantes me vine a este país buscando mayor bienestar y progreso para mi familia y agradezco mucho la generosidad de los Estados Unidos. Aquí he sido feliz, pero la nostalgia por la tierra que me vio nacer nada ha podido borrarla", dijo a Efe la escritora. Hace 20 años, Jemio de Torrico llegó a Nueva Jersey, junto a su esposo Mario, para reencontrarse con dos de sus cinco hijos quienes dejaron Bolivia unos años antes buscando un futuro mejor. "Nos vinimos porque era muy doloroso estar lejos de los hijos y porque la situación en Bolivia cada vez se hacia más difícil. Vinimos sin saber el idioma y sin saber lo que íbamos a encontrar aquí, solo teníamos seguro el amor de la familia", enfatizó. A pesar de haber llegado a Estados Unidos cuando tenia 59 años, estaba dispuesta a trabajar para ayudar con los gastos de la casa, pero en un principio se dedicó a la tarea de cuidar a sus nietos, mientras el resto de su familia trabajaba en la calle. "Cuando mis nietos dormían su siesta a mi la nostalgia y la soledad se me hacían muy grandes y difíciles de sobrellevar y en esos momentos me dedicaba a escribir", relató. Desde entonces descubrió que cuando escribía su dolor se aliviaba y ya no se sentía tan sola, contó que mientras redactaba podía visualizar cada escena y se sentía acompañada por su patria, por su historia y por su tierra. Al principio escribió poesía, luego, con el pasar de los años comenzó a volcar en el papel las historias que había escuchado contar a sus padres mezclándolas con sus propias vivencias durante su infancia y juventud en tierras de Caranavi, de ahí nació "Caranavi, una vida, un recuerdo". "Yo soy la persona de mayor edad nacida en Caranavi que aún vive y sentía la inmensa responsabilidad de compartir la historia de mi pueblo con el resto del mundo, Caranavi es un pueblo que forma parte de la riqueza de Bolivia", expresó la autora. De igual modo, el libro "Promesa de un Huérfano" recoge la inspiración y el sentimiento de la boliviana que publicó sus obras en el 2007. Actualmente trabaja en los toques finales de un tercer libro que recoge las poesías escritas por ella desde que llegó a los Estados Unidos. "En este país he trabajado en fábricas, en costura y en muchos oficios como tantos inmigrantes, siempre he estado muy agradecida por la oportunidad de poder hacerlo y no he dejado que la tristeza por estar lejos de mi tierra se transforme en algo negativo", añadió. Actualmente trabaja en la Asociación Puertorriqueña para el Desarrollo Humano (PRAHD, en inglés) de Perth Amboy, donde atiende al público y los orienta según los diferentes programas de ayuda que maneja esta asociación sin fines de lucro, dirigidos especialmente a la comunidad latina de la localidad. "Mi trabajo es parte del trabajo de todo un equipo, casi todos somos inmigrantes y todos tenemos muchas historias para contar, lo hermoso es hacer que esas historias nos ayuden a crecer y a saber que no tenemos porque olvidar nuestro pasado mientras construimos juntos un futuro mejor", concluyó.

Descarga la aplicación

en google play en google play