Escúchenos en línea

Inmigrantes legales rechazan bonos de comida por miedo a ser deportados

Washington. Agencias. | 30 de Julio de 2018 a las 19:18

Han llegado a Estados Unidos desde Costa Rica, Nicaragua, Honduras y muchos otros países, y todos tienen un miedo en común: ser deportados a pesar de que algunos cuentan con documentos legales para permanecer en el país.

Y es justamente ese temor el que ha hecho que cientos de inmigrantes ya no opten por recibir los bonos de comida que el Gobierno otorga a aquellas personas de bajos recursos y que pueden ser solicitados en lugares como el Centro Católico Español.

"Me siento como un conejo en una jaula. Todos tienen miedo. Creen que no tienen ningún derecho”, dijo Marta, una inmigrante de 62 años que pidió permanecer en el anonimato por su status en el país.

María Monestel, una niñera costarricense de 81 años que sí cuenta con documentos legales, dijo que el miedo se ha generalizado y ha hecho que ya nadie se sienta seguro.

Según la página web NMPolitics.com, a medida que ha aumentado la mano dura de la administración Trump con los inmigrantes, las solicitudes para ayudas han decaído notablemente, sobre todo en el último trimestre.

“Aunque hemos agilizado el proceso para la obtención de bonos de comida, las solicitudes no son ni la mitad de las que tuvimos el año pasado”, asegura Rodrigo Aguirre,  gerente del Centro Católico Español.

De acuerdo a un estudio de la Oficina Nacional de Investigación, incluso diez años antes de la toma de posesión de Donald Trump, podría haber existido una relación directa entre los temores de deportación y la disminución del número de inmigrantes latinos inscriptos en el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP).

Las disminuciones en los programas de ayuda ocurrieron mayoritariamente en los hogares mixtos.

“Existe el temor de exponer a los miembros de la familia", dijo Crystal Yang, profesora asistente de derecho en Harvard Law School.

Sin embargo, Jared Call, un miembro del California Food Policy Advocates, no existe una razón probada que muestre por qué han bajado las inscripciones a este tipo de programas.

“Los clientes también pueden abandonar el servicio por una serie de razones, como frustraciones con la presentación de documentos. Es difícil extraer una causa y efecto directo”, dijo.

Mientras tanto, en el Centro Católico Español, bajo la administración de Catholic Charities, están "viendo a los niños pasar hambre", de acuerdo a los comentarios de Aguirre.

"Los niños nacen ciudadanos estadounidenses. Ellos tienen derecho a obtener comida. Vamos a tener una gran población que luchará. Puede que no lo veamos ahora, pero lo haremos en 20 años, cuando estos niños ingresen a la fuerza de trabajo”, aseguró.

Según datos obtenidos por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, la mayoría de los inmigrantes no reciben beneficios. El 92% de las personas inscritas son ciudadanos estadounidenses, mientras que un 4% son naturalizados, un 3% están sin identificar y un 1% son refugiados.


Descarga la aplicación

en google play en google play